Operación Libertad arranca nueva fase este fin de semana con un casa por casa nacional

Activistas de los partidos políticos, el Frente Amplio Venezuela Libre, los Comités de Ayuda y Libertad y la sociedad civil se lanzan a las calles este sábado y domingo para fortalecer la organización de base de la alternativa democrática en el marco de una estrategia de «aumento de la presión interna por el cese de la usurpación», explicó Ángel Oropeza. Sergio Sánchez, del chavismo disidente, resaltó que mientras el gobierno de Maduro ha retrocedido y se ha debilitado, la alternativa democrática se ha fortalecido y unificado.

Caracas. En respuesta al lineamiento dictado este miércoles por el presidente encargado Juan Guaidó, los partidos políticos de la alternativa democrática, el Frente Amplio Venezuela Libre y los Comités de Ayuda y Libertad inician este fin de semana una nueva etapa de la Operación Libertad.

Esta nueva fase consiste en la cohesión de todas las fuerzas ciudadanas para aumentar la presión interna sobre la administración de Nicolás Maduro y apoyar la presión externa que ejerce la coalición internacional por la liberación de Venezuela.

Así lo explicaron este viernes el coordinador nacional del Frente Amplio, Ángel Oropeza, y el dirigente del Movimiento por la Democracia, Sergio Sánchez.

Con ese objetivo, todos los movimientos que respaldan a Guaidó, activarán este sábado y domingo una jornada nacional de visitas casa por casa que servirá para retomar el contacto con la ciudadanía, brindarles información sobre los logros alcanzados en los casi ocho meses del año transcurridos, y asignarles –de ser posible– una tarea de activismo local que mantenga la llama de la lucha encendida en sus comunidades.

Emilio Graterón, activista de VP y ex alcalde de Chacao, explicó posteriormente que “ya no es el momento de las grandes marchas, por ahora, sino de movilizaciones focalizadas por sector con un propósito puntual”.

Los sectores donde se realizará la jornada serán informados por estado y por municipio a través de las plataformas de comunicación del Frente Amplio, los partidos y los Comités de Ayuda. Pero en principio se realizarían en los 145 municipios priorizados que participaron en el encuentro denominado “La Fuerza para Ganar”, este miércoles en Caracas.

Profundizar la estrategia
operacion libertad
Sergio Sánchez, disidente del chavismo, puso de relieve el aislamiento internacional de Maduro a raíz de la profundización del autoritarismo. Foto Maru Morales P

Ante la pregunta de si esta nueva etapa implica un cambio de estrategia porque lo aplicado hasta el presente falló, Oropeza aclaró: “Hablamos de profundizar la lucha, de pasar a un nivel superior de presión. No se trata de olvidar la presión sino de presionar más. No es que la estrategia no funcionó, porque de ser así, no estaríamos donde estamos. Ya no es David contra Goliat, ahora lo que vislumbra la gente es un choque de trenes”.

Sostuvo que “las luchas contra las dictaduras” no tienen garantías y que en todo caso, la única garantía posible es que “todo el pueblo se levante”.

Sánchez indicó que en esta nueva etapa se pondrá el acento en la organización y movilización para “dejar claro con vías civilizadas que esta gente no puede seguir en el gobierno” y que hay que buscar una salida.

“No pedimos paciencia, pedimos perseverancia, mayor organización y mayor unidad. Somos mayoría, pero debemos recordar que somos mayoría y ejercerla. La pregunta que nos hemos hecho y por la cual hemos entrado en esta nueva fase es ¿cómo transformar la cantidad que somos en una presión efectiva mayor para viabilizar lo que va a ocurrir en los próximos meses? A partir de este fin de semana vamos a un esquema de profundización de la presión social”, dijo Ángel Oropeza.

Una presión que –enfatizó– será pacífica, cívica y democrática.

Sánchez, por su parte, instó a quienes adversan a Maduro pero han dudado de la efectividad de la lucha en estos meses, a reflexionar dónde y cómo estaban Maduro y su círculo hace un año y medio, y dónde y cómo estaba la alternativa democrática.

Sostuvo que en enero de 2018, Maduro se sentía poderoso, confiaba en que podría resolver la crisis económica rápidamente y se creía invencible, mientras la oposición se veía fragmentada y con pocas opciones reales.

En un año y medio ellos han retrocedido. Nosotros hemos avanzado. Ambos hemos cometido errores. Ellos se confiaron y nosotros pensamos que la salida de la crisis sería más rápida. Pero sería un error tirar la toalla ahora, luego de todo lo que hemos avanzado. Basta nada más ver el aislamiento mundial que tiene el gobierno, incluso en la izquierda internacional”, dijo Sánchez.

Fases de la Operación Libertad

La Operación Libertad es el conjunto de acciones internas y externas, políticas, económicas y jurídicas emprendidas por la alternativa democrática para avanzar en la ruta de tres pasos planteada por Guaidó el 5 de enero de este año: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

Aunque la Operación Libertad se lanzó en marzo, las asambleas ciudadanas realizadas desde enero, la conformación de comisiones parlamentarias específicas para temas neurálgicos (derechos humanos, protección de activos, Plan País, etc) y la creación de los comités de ayuda para el fallido ingreso de la ayuda humanitaria terminaron cobijados todos por este mecanismo.

Luego de la fase organizativa, Guaidó emprendió una etapa de convocatorias semanales de calle en las principales ciudades del país, seguidamente se incorporó a los trabajadores del sector público como actores relevantes en el socavamiento del gobierno de Maduro. La conspiración fallida del 30 de abril significó –según lo ha contado numerosas veces el general disidente Manuel Christopher Figuera– otra fase en la que altos funcionarios de la administración de Maduro se comprometieron en un alzamiento para propiciar su salida del poder.

Luego del 30 de abril, Guaidó continuó con sus recorridos por todos los estados, pero el activismo y movilización, organizadas en Caracas y en otras ciudades, se enfrió. Aún así, en los primeros seis meses del año se realizaron casi 11.000 protestas, de acuerdo con el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, de las cuales cerca de 4800 fueron políticas.

Esta nueva fase de la OL busca reactivar la protesta focalizada y la confianza de la ciudadanía en los dirigentes.


Participa en la conversación