OPS estima que para principios de octubre llegue un lote de pruebas de antígeno para detectar COVID-19 en el país

antígeno

Aldighieri subrayó que las pruebas de antígeno “complementan, pero no reemplazan las redes existentes de las pruebas PCR” por el hecho de que una limitante importante que tienen es que deben aplicarse solamente a pacientes con sintomatología, es decir, no tienen una respuesta efectiva en personas asintomáticas.

Caracas. Se espera que los primeros días de octubre lleguen al país 10 lectores y cartuchos para 170.000 test de antígeno con el fin de elevar el número de pruebas diarias en el territorio nacional a 6500. Esta donación la viene trabajando la Organización Panamericana de la Salud (OPS) frente a la escasez de PCR y lentitud en el análisis de las muestras. 

Ciro Ugarte, director de Emergencia en Salud de la OPS, anunció a finales de agosto que la organización había dado el primer paso que era la compra de 370.000 pruebas de antígeno que provienen de Corea para la detección de casos de COVID-19 en el país, y con ello, aumentaría el número de test que se hacen para tener un mejor análisis de la pandemia en el territorio venezolano.

En la sesión informativa para las Américas de este 23 de septiembre, Ugarte señaló que los primeros días de octubre el país podría contar con los insumos necesarios para un total de 170.000 pruebas, que se traducen en unas 6500 diarias. 

Es una luz, un cambio de juego, aseguró Sylvain Aldighieri, gerente de incidente para COVID-19 de la OPS, sobre las pruebas de antígeno y resaltó que es uno de los primeros cambios en estrategia operativa de la organización, por lo que recomendó al resto de los países de la región tomar en cuenta esa oportunidad y hacer inversiones en estos test.

Sin embargo, Aldighieri subrayó que las pruebas de antígeno complementan, pero no reemplazan las redes existentes de las pruebas PCR por el hecho de que una limitante importante que tienen es que deben aplicarse solamente a pacientes con sintomatología, es decir, no tienen una respuesta efectiva en personas asintomáticas. 

Ugarte reiteró que en Venezuela sigue aplicando un número muy bajo de pruebas PCR  y el tiempo de rotación para recibir los resultados es muy alto. En efecto, los informes mensuales de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) registraron que al 28 de julio se realizaron en el país 1.511.433 pruebas diagnósticas, de las cuales se calcula que aproximadamente 90.685 fueron PCR, es decir, Venezuela no aplicó 100.000 test moleculares en cuatro meses.

Incluso, la última actualización de la OCHA refleja que al 14 de septiembre, se han realizado un total de 1.864.663 pruebas diagnósticas de COVID-19, incluyendo pruebas de diagnóstico rápido y pruebas de diagnóstico mediante PCR.

Igualmente, en el país solo seis laboratorios son los que están procesando los test: el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, su laboratorio móvil; el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), Dr. Félix Pifano, ubicado en el estado Yaracuy; Félix Pifano y José Gregorio Hernández del estado Miranda.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) explicó que las pruebas de antígeno diagnostican una infección activa de coronavirus más rápido que los test moleculares, pero en comparación con estos tienen una mayor probabilidad de no detectar una infección activa, es decir, no son tan efectivas. 

Ugarte resaltó que la situación de disponibilidad de pruebas, la compra de materiales y la adquisición de reactivos sigue siendo complejo, pero aún así la OPS ha enviado a varios países, entre esos Venezuela, en total cerca de 17 millones de test, y más de la mitad han sido donados. En el caso del país, destacó que se están utilizando recursos que tienen varios proyectos, incluyendo el acuerdo firmado en junio entre el Ministerio de Salud y la Asamblea Nacional. 

hospital de campaña
Foto: Luis Morillo

En la rueda de prensa de este 23 de septiembre, Ugarte fue consultado sobre las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre y qué tan oportunas pueden ser frente a la pandemia y a la crisis hospitalaria en el país. En este sentido, opinó que es momento de poner sobre la balanza el derecho a la salud y a la vida frente al derecho a votar. 

Es preciso tomar precauciones para reducir la transmisibilidad de las personas que van al sufragio, apuntó Ugarte.

Según lo que ha ocurrido en el mundo, Ugarte dijo que hay experiencias positivas en varios países con respecto a las elecciones, pero en casi todos los escenarios se ha visto un incremento de casos dos semanas después de los comicios y los gobiernos han tomado decisiones para asegurar que los centros de salud estén disponibles para atender esa ola de contagios.

El director de Emergencias de la OPS afirmó que en el caso de Venezuela es preciso tomar todas las precauciones porque el sistema de salud está en condiciones que no permitirían un incremento masivo en corto tiempo. 

Estamos un poco lejos de la fecha así que es necesario que se tomen las precauciones y todas las normas para poder votar y que la salud y la vida de la población también se ponga como una prioridad, exhortó Ugarte.

La espera por la vacuna

Al menos 200 vacunas experimentales contra la COVID-19 están en curso y se espera que una o más sean efectivas. Pese a esto, Carissa Faustina Etienne, directora de la OPS, sostuvo que todavía no hay garantía de cuándo habrá una vacuna y podría ocurrir que tal vez ofrezcan protección parcial o no sean efectivas en todas las personas.

Mientras tanto, recomendó que los gobiernos del mundo deben idear pautas claras sobre sus estrategias para el proceso de vacunación y así lograr la confianza de sus ciudadanos al disminuir la confusión.

Dentro de las pautas que recomienda la OPS para cuando se tenga una vacuna contra la COVID-19 será que los trabajadores de la salud que están en la primera línea sean los primeros en vacunarse, al igual que los adultos mayores a 65 años de edad con enfermedades crónicas. 

La mala información durante las actividades de vacunación cuestan vidas, agregó.

A juicio de la directora de la OPS, los gobiernos deben ir pensando en medidas que aseguren que los puntos de vacunación se respete el distanciamiento social porque el virus seguirá propagándose y la gente seguirá enfermándose durante el despliegue de la vacuna. 

Lee también
América Latina sufrirá contracción de 7,9% este año a causa de la pandemia

Participa en la conversación