Pacientes renales en Puerto Ordaz en riesgo por hurtos en unidad de diálisis

Además de la falta de combustible en medio de la cuarentena por el COVID-19, se complica la atención a pacientes renales en Puerto Ordaz luego del hurto de una bomba de agua y al menos ocho máquinas dañadas.

Bolívar. La última vez que la Unidad de Diálisis (Uninef) Vida y Salud, en Ciudad Guayana, fue víctima de la delincuencia, hurtaron un aire acondicionado. En ese entonces fueron los pacientes renales en Puerto Ordaz y sus familiares los que cubrieron los gastos para reponer el equipo. Un nuevo hurto complica ahora su atención.

El viernes 10 de abril, decenas de pacientes acudieron a realizarse sus diálisis. Su sorpresa fue que la unidad fue violentada el día anterior y se llevaron una bomba de agua. Ninguna autoridad se manifestó y la falta de respuesta se mantiene. Los pacientes renales en Puerto Ordaz instan al gobernador Justo Noguera y el alcalde Tito Oviedo a prestar apoyo. 

Incluso, en redes sociales piden a la ciudadanía colaborar con la reposición de la bomba de agua. Son 132 pacientes en riesgo. La mayoría de ellos no tienen recursos, apenas cubren gastos de alimentos, insumos médicos y movilización.

Foto: Jhoalys Siverio.

Christian de Romero, trabajadora de la Uninef, pidió el apoyo en materia de seguridad para las autoridades.

Han robado el aire acondicionado, la bomba de agua y es un padecer para los pacientes y para los que trabajamos en la unidad. Necesitamos los técnicos para el servicio de las camas de dializar. Están sin funcionamiento varias de ellas y el número de pacientes es grande. Igual pasa con el aseo urbano, que deberían pasar diariamente para recoger los desechos del centro«, dijo Romero.

«Aquí ya se han robado dos aires acondicionados, ahora la bomba de agua. Aquí nada funciona en esta unidad. Todos tenemos que estarnos apoyando unos a otros, colaborando con la unidad para uno arreglar aires, para lo que sea», agregó Eneida Ascanio, paciente renal.

Pacientes sin gasolina

De acuerdo con Alcides Rojas, paciente renal de la Uninef Vida y Salud, la delincuencia está a tal punto que «hasta los desechos se los roban». Pero además de dializarse en medio de toda la crisis que vive y ya arrastraba Venezuela, está el hecho de que ahora tampoco pueden surtir gasolina.

Desde el 18 de marzo, se restringió el suministro de combustible en el estado Bolívar. Esta medida fue un día despues de decretarse la cuarentena nacional por el COVID-19. Para entonces, Bolívar no registraba ningún caso confirmado. Hasta el reporte del 12 de abril, la entidad mantenía solo dos positivos. Según el gobernador Justo Noguera y la autoridad única en Salud, Franklin Franchi, ambos pacientes están asintomáticos pero mantienen la cuarentena.

En Ciudad Guayana hay tres estaciones de servicio para gasolina y una para diesel, habilitadas para los sectores que las autoridades calificaron como prioritarios. Los pacientes renales en Puerto Ordaz y demás enfermedades crónicas están incluidos, pero no es lo que sucede en la práctica.

El técnico de las camas no puede venir porque no tiene gasolina. Tenemos que dializarnos tres veces por semana. Cada diálisis es de tres horas mínimo y solo se están dializando dos horas y media para poder abarcar a todos los pacientes renales en Puerto Ordaz. Hay que rogarle a los guardias para que nos dejen surtir 20 litros de gasolina. Eso es una agonía constante«, denunció Rojas.

En esta unidad de diálisis hay actualmente 13 máquinas funcionando y ocho dañadas. Los salvoconductos no los reconocen a la hora de surtir combustible. En la estación de servicio Móbil I, conocida como La Piña, apenas permiten el paso de 20 pacientes diariamente.


Participa en la conversación