En Catia, La Pastora, El Valle, Propatria, San Bernardino, Macarao, no hubo actividad escolar, según reportes que obtuvo la secretaria de contratación y reclamo de la Federación Venezolana de Maestros, Gricelda Sánchez. Las universidades también suspendieron las actividades académicas y administrativas.

Caracas. Algunos padres y representantes en Caracas se regresaron a buscar a sus hijos a los planteles educativos tras la insurrección cívico militar —a la altura de La Carlota— que lideró el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, junto con el líder opositor de Voluntad Popular, Leopoldo López.

Trina Carmona, presidenta de la Asociación Venezolana de la Educación Católica (Avec), informó que “no hay orden de despacho”. Son los padres que han tomado la decisión de llevarse a los niños, expresó. Destacó que no todos los colegios han tenido situación de alerta, pues están ubicados en zonas donde no hay conflicto.

Las escuelas abrieron, no llegó el personal y los pocos alumnos que llegaron, se devolvieron a sus casas, dijo Noelbis Aguilar, directora nacional del Programa de Escuelas de Fe y Alegría. Manifestó que no recibieron instrucciones del Ministerio de Educación. Las decisiones han sido particulares por seguridad y, al no saber lo que realmente pasa, es preferible resguardar a los alumnos en casa, agregó.

Yamile Martínez, directora en Distrito Capital del Programa Escuelas de Fe y Alegría, relató que la mayoría de los colegios comenzaron a recibir a los estudiantes, pero los representantes luego los retiraron. A las 9:30 a. m. ya no había niños ni personal.

En Catia, La Pastora, El Valle, Propatria, San Bernardino, Macarao, no hubo actividad escolar, según reportes que obtuvo la secretaria de contratación y reclamo de la Federación Venezolana de Maestros (FVM), Gricelda Sánchez.

Lee también
Lo más reciente del 14 de septiembre de 2020

La Asociación Nacional de Instituciones Educativas Privadas (Andiep) emitió un comunicado en donde recomienda a los planteles suspender las actividades hasta que se tenga claridad de lo que ocurre en el panorama político.

Desde el primer apagón nacional que sucedió el 7 de marzo, las interrupciones de las actividades escolares ha sido una constante. En ese mes los estudiantes apenas tuvieron 8 días de clases. El 21 de abril el ministro de Comunicación de Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, anunció un horario especial —de 7:00 a. m. a 12:00 m.— para la jornada escolar.

Las universidades también decidieron suspender clases. La Universidad Central de Venezuela informó que se mantendrán en contacto permanente para evaluar de la situación. En un comunicado la Universidad Católica Andrés Bello expresó que por este martes no tendrán actividades, al igual que la Universidad Simón Bolívar y la Universidad Metropolitana.


Participa en la conversación