Para el politólogo Ricardo Sucre, con la propuesta de Maduro el chavismo busca materializar su concepción de la sociedad civil como “una suerte de extensión del estado”.

Caracas. Desde finales del año pasado Nicolás Maduro retomó el tema de las comunas con fuerza. Pocos días después de las cuestionadas elecciones del 6-D, el mandatario indicó que se harían elecciones para elegir un Parlamento Comunal y que la nueva Asamblea Nacional debía trabajar en una legislación sobre el tema.

Este jueves el Parlamento del 6-D dio sus primeros pasos concretos al aprobar, en segunda discusión, una reforma del Reglamento de Interior y de Debates con la que se creó la comisión permanente para las comunas, que tendrá entre sus objetivos el desarrollo del “estado comunal” y del parlamento comunal.

Aunque todavía se desconoce exactamente cómo funcionará este cuerpo legislativo, hay una Ley Orgánica de Comunas del año 2010 que aporta algunos datos. En la norma se define al estado comunal como una forma de organización político social “con un modelo económico de propiedad social y de desarrollo endógeno y sustentable, que permita alcanzar la suprema felicidad social de los venezolanos y venezolanas en la sociedad socialista”.

Esto ha hecho que algunos concejales y asociaciones de vecinos, vinculados a sectores de oposición, denuncien que las comunas son una forma de quitar competencias y recursos a entes descentralizados como las gobernaciones y las alcaldías. “Quieren tratan de establecer una elección de segundo y tercer grado. Es un tema manipulado, amañado, siguiendo el tema del parlamento cubano, pero eso en Venezuela lo vamos a rechazar”, indicó el exconcejal de Baruta, Omar Villalba, a Crónica.Uno.

Lee también
Del abrazo de Chávez al abandono de Maduro, la vida de los paneleros de San Joaquín
La lógica de Vietnam

Para el politólogo Ricardo Sucre, la propuesta entra en la idea que tiene Maduro acerca de la sociedad. “Tiene una concepción de la sociedad civil como una suerte de extensión del Estado, que no significa que no sean organismos autónomos, son autónomos, pero dentro de una ideología política. Lo del parlamento comunal va en la idea de expandirse en la estructura social de base”.

Sucre considera que el primer mandatario está en un proceso de definición del modelo político en Venezuela. Recordó el discurso de Maduro de este 25 de enero en el que definió cuatro líneas de Gobierno: partido-Gobierno, partido-AN, partido-elecciones, partido-movimientos sociales. “Se me parece a la lógica de Vietnam, ahí se habla de los cuatro pilares de liderazgo. Un modelo autoritario de una persona única, un partido único, no es el caso de Venezuela, pero tienes cuatro niveles: el secretario general, la presidencia, el jefe de la AN y el primer ministro. Me parece que Maduro tiene esa lógica: soy el primero entre iguales, pero voy a distribuir el poder”.

Los niveles relacionados con el Gobierno y la AN estarían asociados al alto Gobierno, en donde se ha visto la distribución de cuotas de poder. “Es un autoritarismo limitado, un autoritarismo con contrapesos”, explica. La parte comunal entraría en los niveles bajos del poder vinculados con las organizaciones electorales y los movimientos sociales. “El Gobierno tiene una lógica de superponer instancias territoriales. Tiene una obsesión con la toponimia, es una fijación del gobierno. Todo lo ata a un territorio, a una identidad territorial y crea muchas instancias”.

Lee también
Transferencia de competencias a las comunas debilitará a los municipios
El mantra del Gobierno

A su juicio, sin embargo, esta estructura no va a chocar con las competencias de la AN, donde está la alta dirigencia del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que controla 90 % de la cámara. “Más que al Parlamento podría ser con las alcaldías y gobernaciones. Más allá de que se vea como un cascarón, el chavismo se dio cuenta que, internacionalmente, la representación de la democracia es un Parlamento”.

El académico indicó que la propuesta del chavismo también tiene una alta carga simbólica y está dirigida a la base del chavismo. El mismo Hugo Chávez fue promotor del modelo comunal. “No es pluralista, no se busca que existan instituciones plurales, sino una hegemonía no impuesta, porque no se trataría de prohibir a las organizaciones, sino como algo natural, cortan transversalmente toda la sociedad”.

El experto considera que el chavismo intentará hacer un equilibrio entre esta promesa comunal, con cierta propiedad social, y su objetivo de flexibilizar algunas áreas de la economía. Este último sería el más prioritario. “Lo comunal y lo social puede quedar en cosas muy cotidianas, que no sean de economía de escala o grande, el gas, la distribución de ciertas cosas (…). La inversión petrolera va a ser privada, los servicios asociados pueden ser comunales, a lo mejor el servicio de consultoría puede ser privado. Van a combinar y buscar un equilibrio, pero tengo la impresión de que el mantra que tiene el Gobierno es hacer dinero y producir dólares y todo lo que se haga va a ser para eso, así sea comunal”.

Foto: www.mpcomunas.gob.ve


Participa en la conversación