La producción de los materiales que se usan para construir sigue cayendo y ello dificulta la continuidad de obras así como los arreglos en los hogares

Mayela Armas/@mayearmas

Caracas. Conseguir cemento, tuberías, materiales eléctricos y otros productos se ha vuelto una odisea no solo para los constructores, sino también para aquellos que quieren hacer arreglos en sus viviendas.

El presidente de la Cámara de la Construcción de Venezuela (CVC), Jaime Gómez, señaló que siguen los problemas de abastecimiento con los insumos, lo que incide en el poco avance de las obras públicas y privadas.

Uno de los productos que cuesta encontrar es el cemento. Comentó que en algunos estados se consigue, porque ha bajado la demanda, pero en otras entidades la situación es muy crítica.

Las fallas de suministro se deben a que las cementeras no están trabajando a su total capacidad. Gómez destacó que la baja disponibilidad de cemento ha elevado los precios y en ocasiones un saco se vende a 350 bolívares, cuando su valor regulado es de 25. “La gente necesita del cemento y termina pagando ese alto precio”.

Con los productos de acero (cabillas, tuberías entre otros) las dificultades son mayores. El 90% de la fabricación de esos materiales está a cargo de dos empresas estatales, Sidor y Sidetur. Pero Sidor continúa trabajando a medias y Sidetur está parada desde hace varias semanas.

A las fallas con cemento y productos de acero, se suma la ausencia de materiales eléctricos. Actualmente, indicó  Gómez “no hay cables ni transformadores eléctricos”.

Los problemas aumentan cuando además no hay repuestos para las maquinarias. “No hay dólares para comprar los equipos y muchas maquinarias están paradas”, añadió el presidente de la organización.

Lee también
En seis meses de pandemia el pasaje urbano subió 400%

Expresó que “hay que poner la lupa a los insumos, porque la escasez sigue retrasando más las obras. El impacto ya no sólo es en los proyectos que realizan los privados, en el sector público muchas obras marchan con lentitud como por ejemplo, el sistema ferroviario”.

En mayo de 2014 el ministro de la Vivienda, Ricardo Molina, dijo que en dos años se resolverían los problemas con los materiales de la construcción, mientras se importarían.


Participa en la conversación