De las obras paradas algunas quedaron en maquetas, otras, en movimiento de tierra o en plena construcción. La cementera estatal Cerro Azul contribuyó al descenso de la construcción, pues no suministró insumos. La caída de este sector se calcula en 90 % en Monagas.

Maturín. La falta de insumos para el sector construcción ha ocasionado la paralización de por lo menos 18 proyectos en Monagas. Esto se traduce en que 90 % de este sector se encuentra inoperativo en la entidad.

De acuerdo con lo informado por el presidente de la Cámara Inmobiliaria en el estado, Jorge Mujica, esta paralización obedece a la carencia de insumos, el secuestro de algunas empresas constructoras y la ausencia de políticas gubernamentales claras.

Cada uno de estos 18 proyectos quedaron en diferentes estatus. Algunos quedaron solo en maquetas; otros, en movimiento de tierra, e incluso algunos ya estaban en plena construcción. En el ámbito de los de centros comerciales también ha sido grande el impacto, refirió.

De los 18 proyectos detenidos, la mayoría son residenciales. Mujica destacó que esta situación no solo ha afectado a Monagas, sino también al resto del país, donde la mayoría de las empresas constructoras han emigrado por la misma situación económica, y se han visto forzadas a detener sus proyectos y cerrar sus puertas, lo que ha traído como consecuencia desempleo y atraso de la expansión. Y es que la misma carencia de materiales básicos, como bloques, cabillas, cemento, hace poco viables los proyectos.

Cerro Azul no le vendió al sector privado

Mujica afirmó que la entrega de insumos al sector privado por parte de la cementera estatal Cerro Azul fue casi nulo.

Lee también
Transportistas de Monagas advierten que ante las pérdidas y largas colas para surtir gasolina no descartan paralizar el servicio

Cerro Azul fue considerada una de las obras más importantes en Monagas, y representantes de la tolda oficialista afirman que fue la obra “soñada” de Hugo Chávez.

El sector privado siempre quedó en segundo plano, pues todo lo que se producía en cabilla o cemento era enviado a la Gran Misión Vivienda Venezuela, agregó.

Desde los inicios de este proyecto, que tardó más de ocho años en ser construido, se tenía prevista la producción de por lo menos 6000 toneladas de cemento diarias. La gobernadora del estado Monagas, Yelitza Santaella, así lo informó en una de las inspecciones realizadas a la obra.

Ante esta situación, los empresarios privados del sector construcción tuvieron que recurrir a la compra de materiales con su propio capital o a través de préstamos bancarios. En la actualidad estos ya no son otorgados y, al no tener los empresarios esta opción, la caída del sector ha sido más significativa.

cementera
Trabajadores de cementera Cerro Azul. Foto: Cortesía
Presunta corrupción en Cerro Azul

La empresa cementera Cerro Azul está inoperativa desde hace aproximadamente seis meses, informaron sus empleados. La última producción de cemento fue de unas 12.000 toneladas. Su paralización ha afectado de forma significativa al sector construcción en el estado.

Trabajadores de Cerro Azul, ubicada en el municipio Piar de Monagas, denunciaron que en la empresa se ejecutan actos de corrupción, por lo que piden una auditoría urgente.

“Solicitamos una auditoría sobre la relación comercial que podría tener la empresa Cerro Azul con distintas empresas y corporaciones, como por ejemplo Gricemar. Presumimos que hay desvío de dinero y mal uso de los recursos por parte de la directiva”, precisó Ramón Bolívar, trabajador e integrante del sindicato

Lee también
Transportistas de Monagas advierten que ante las pérdidas y largas colas para surtir gasolina no descartan paralizar el servicio

Según lo expuesto por los empleados, el asesor jurídico de la cementera, Luis Villanueva, notó irregularidades en cuanto a un pago de 8000 dólares a la empresa Gricemar. Se hizo una auditoría, se realizó un viaje hasta Puerto Ordaz, estado Bolívar, para obtener soportes legales, pero la documentación de la empresa no respondía a lo expuesto en papeles, sino que la estructura corresponde a una casa de familia.

Luis Villanueva solicitó una reunión con el vicepresidente de la Corporación Socialista de Cemento en Caracas y la directiva, al percatarse de la situación, lo despidió, denunció Bolívar.

Franklin Requena, representante sindical, afirmó que no solo fue despedido el asesor jurídico, sino que además fueron desplazados varios de los empleados de cargos administrativos para sustituirlos por trabajadores de la Alcaldía de Maturín, presuntamente personal de confianza de la directora encargada de la empresa, Tracy Brito.

“Queremos que se investigue bajo qué figura están esas personas allá, porque ya cementos Cerro Azul contaba con personal administrativo calificado. Pero de hace cuatro meses para acá, cuando llegó la doctora Tracy Brito, fueron desplazados por trabajadores de la alcaldía”, destacó Requena.

Además de la paralización de la empresa, no cuentan con las herramientas necesarias para trabajar ni con contratación colectiva ni seguro médico.

“No queremos que nos pase como a los compañeros de Sidor, Alcasa y Ferrominera. Esas empresas están prácticamente quebradas. Nosotros no queremos que eso pase en Cerro Azul, porque nos duele”, añadió Requena.


Participa en la conversación