Dos delegados de la UE llegaron a Caracas este jueves para hablar con las “principales fuerzas políticas” y tratar de convencer al Gobierno sobre la conveniencia de la postergación del 6-D.

Caracas. En medio del aumento de la presión internacional contra el Gobierno de Maduro y los cuestionamientos internos y externos a los comicios del 6-D, llegaron al país dos comisionados de la Unión Europea (UE), este jueves, para intentar de convencer al Gobierno de Maduro de que es necesaria la postergación del 6-D, con el objetivo de que se abra un espacio de negociación que amplíe las garantías electorales de las elecciones parlamentarias. Esto es lo que se conoce hasta el momento:

  1. La delegación. El director político del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), Enrique Mora, y el director general adjunto para América, Javier Niño, ambos de la Comunidad Europea, son los funcionarios que llegaron a Caracas, enviados por El alto representante para la Política Exterior y la Seguridad Común, Josep Borrell.
  2. El tiempo. De acuerdo con el diario El País la delegación tiene previsto quedarse hasta el día lunes. En un comunicado enviado a la agencia Bloomberg, la oficina de prensa de la UE indicó que tendrá contactos con las principales fuerzas políticas, la sociedad civil y la Iglesia.
  3. Guaidó-Capriles. El diario El País asevera que las gestiones están relacionadas con la postura pública del excandidato presidencial Henrique Capriles. “Bruselas ve en la irrupción de Capriles, partidario de participar en las elecciones, una oportunidad para hallar una salida a la grave crisis política y social que atraviesa Venezuela”. Por el lado de Guaidó, este se limitó a decir este jueves que va a “confirmar” la llegada de la delegación y señaló que “no se trata de aplazar el fraude, sino de suspender el fraude y lograr las condiciones que den una solución al conflicto”.
  4. Polémica europea. Los diarios El País y ABC tienen versiones encontradas sobre las gestiones de Borrell. ABC asegura que “ningún país europeo, ni Estados Unidos” sabía de estas decisiones, que no informó de las mismas a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y que Guaidó y el Parlamento venezolanos sólo se enteraron cuando “la delegación ya estaba cruzando el Atlántico”. El presidente del Grupo Popular Europeo, Manfred Weber, acusó a Borrell de “legitimar al dictador Maduro con misiones diplomáticas clandestinas”. El País, en cambio, asevera que antes de enviar a los dos funcionarios, Borrell informó el día 17 al Grupo Internacional de Contacto y en el caso de los ministros de Exteriores de la UE, el pasado lunes.
  5. Reacciones en Venezuela. Maduro se ha limitado a reiterar que “llueva, truene o relampagueé”, los comicios se harán el 6-D. Capriles no ha hecho referencia a la misión, a pesar de que hay quienes la atribuyen a sus contactos con la UE y el Gobierno, los mismos que desembocaron en indultos a 110 presos y perseguidos políticos el pasado 31 de agosto. El vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, señaló el pasado miércoles: “Estén pendientes, en los próximos días, de aquí al viernes, comienzan a surtir efecto las presiones de Estados Unidos sobre personajes que dijeron que iban a las elecciones”. El exsecretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo, también se refirió a la delegación. “La UE no avalará nada que no sea una elección libre y competitiva. Que vengan sus enviados puede resultar positivo. Si el poder sigue cerrado a cambiar, es bueno que lo constaten. Y si estuviera dispuesto (que no parece), también”, escribió en Twitter.
  6. Presión internacional. Las condenas internacionales al gobierno de Maduro escalaron en el mes de septiembre, en el que la Misión Internacional Independiente de determinación de los hechos sobre Venezuela indicó que tiene «motivos razonables para creer» que el mandatario y otros funcionarios cometieron crímenes de lesa humanidad. A esto se agrega el informe de este viernes de la alta comisionada de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, en el que la funcionaria expresó su preocupación por las condiciones electorales del 6-D, como la ausencia de una autoridad electoral independiente y la “obstrucción” a la libertad de elección de los votantes y pidió a Venezuela trabajar para “alcanzar condiciones para el desarrollo de unos procesos electorales creíbles, libres y equitativos”.
  7. El objetivo. El reportaje de diario El País señala que el fin de la misión de la UE no es sólo la postergación del 6-D, “esa sería la consecuencia lógica del éxito de su cometido. Las condiciones de la UE para que puedan celebrarse elecciones pasan por la participación en condición de igualdad de todos los partidos políticos y sus dirigentes, para quienes se pide el fin de su persecución e inhabilitación, así como una misión internacional que pueda ser desplegada con todas las garantías”.
Lee también
Almagro crea oficina especial para diseñar mecanismos de aplicación de la R2P en la región

Foto: cortesía @JosephBorrellF


Participa en la conversación