“Solo puedo venir un día y si no consigo lo que busco tengo que esperar una semana”

supermercados

Los usuarios creen que con la lista de racionamiento de productos regulados, que fue elaborada por el Ministerio de Alimentación, vamos de mal en peor

Alejandra Pineda/Mabel Sarmiento/Mayela Armas

Caracas. “Solo puedo venir un día y si no consigo lo que busco tengo que esperar una semana para intentar comprar”, contó Mery Marcano, quien tenía horas en una cola afuera de un supermercado. Así como ella, mucha gente tiene que hacer colas kilométricas y someterse a un conjunto de regulaciones para adquirir harina, leche, pañales o papel.

La escasez de alimentos, medicinas y otros productos llevó al Gobierno a incrementar los controles. Al proceso de compra por terminal de cédula y al captahuellas se añadió la lista de racionamiento de 50 productos regulados.

Ahora, por ejemplo, las personas comprarán tres kilos de carne a la semana, dos kilos de pollo, de azúcar, de harina, dos litros de aceite y dos paquetes de toallas sanitarias. Esta lista fue elaborada por el Ministerio de Alimentación y tiene que ponerse en práctica en todos los establecimientos que tengan captahuellas y fijen compras por terminal de cédula, señalaron fuentes del sector privado.

«De mal en peor»

La medida a los usuarios no les hace mucho ruido, porque “desde hace más de un año veníamos comprando con racionamiento. Lo que pasa es que se está acentuando más la escasez y por eso limitan las compras. Luego culpan a la guerra económica”, dijo Luis Bolívar.

Lo que sí se observó en la calle y en las puertas de algunos supermercados en zonas como Montalbán, El Paraíso y  La Candelaria fue la molestia de la gente, que cada vez están menos contentos con las medidas del gobierno de Nicolás Maduro para combatir el desabastecimiento.

Lee también
Opacidad y misterio rodean el sistema automatizado que se usará el 6-D

“Nos están fregando más”, “vamos de mal en peor”, “la situación no va a cambiar”, “la solución es que se vaya el Gobierno”,  fueron algunos de los comentarios que se escuchan en las colas que hay en farmacias y supermercados.

Yoneida Brito señaló que el problema es que no hay la cantidad suficiente de alimentos en el país, y también explicó que no le importa hacer cola en un solo sitio si encuentra todos los productos. “Pero hago cola en muchos lugares para llevarme lo mínimo”, apuntó.

Freddy Buldoz, quien se encontraba en una cola frente a un supermercado, manifestó que la única solución es que el Gobierno suelte los dólares y le permita a las empresas trabajar como lo hacían antes cuando no faltaba nada.

El control de precios y el recorte en la entrega de dólares han limitado la producción de las industrias, por lo cual hay escasez de bienes esenciales. Esa ausencia de artículos se agudiza cada vez más, por lo cual crecen los controles.

Ya el Gobierno, por ejemplo, ordenó la instalación de captahuellas en todos los supermercados y fuentes del sector privado estiman que en tres meses podrían estar listas. En algunas cadenas de farmacia ya las captahuellas están operando.

Foto y video: Cristian Hernández


Participa en la conversación