Los maestros culminaron el primer paro nacional de 24 horas convocado por las federaciones. Hicieron protestas, marchas y asambleas en la calle a fin de ser atendidos por el Ministerio de Educación. Los educadores sobreviven con poco más de 3 dólares al mes. Este paro es el primero de una serie de actividades que convocarán las federaciones y sindicatos.

Caracas. “¿Y vamos a trabajar mañana?”, se preguntaban los maestros. “No”, respondían en grupo. En todo el país cientos de docentes cambiaron la ruta hacia la escuela para salir a la calle a protestar tras la convocatoria de paro nacional. En Caracas se dirigieron una vez más hacia el Ministerio de Educación. No hubo miedo, pese a que el 16 septiembre grupos progubernamentales dispararon para dispersar la protesta en el centro de Caracas.

Esta vez los maestros fueron sorprendidos con un mercado de comida en las puertas del Ministerio. Carne, pollo, huevos, charcutería. La lista con los precios les permitía solo mirar los productos: nada costaba menos de 40.000 bolívares, monto que muchos educadores ganan en una quincena. “No vamos a comprar, venimos a protestar”, gritaban.

maestros
Tamar Vásquez es docente y con 80.000 bolívares quincenal no puede cubrir la canasta alimentaria.

“Un kilo de bistec en 48.990 bolívares, yo cobro 45.000 bolívares. No sé qué es comer carne. Con lo que me llega de la bolsa Clap como alguito. Pero así proteínas no”, dice Delia Estanga, de 36 años de edad y maestra en la Unidad Educativa Nacional 23 de enero. Ya tiene 10 años dando clases, también formándose. Desde que egresó de la Universidad Central de Venezuela no ha dejado de estudiar: Maestría en Historia Militar, realiza un doctorado en Historia.

Lee también
Maestros anuncian paro nacional los días 12, 13 y 14 de noviembre

“La quincena no nos sirve para comprar nada. Tengo tres títulos y la nevera vacía. No puedo comprar zapatos, ropa, nada”, dice. “No abandono a pesar de las penurias, tengo vocación y sé que la educación es lo que va a hacer surgir nuestro país”. Ha resuelto llevar cuentas de redes sociales, da clases en la universidad y corrige tesis.

Los docentes se concentraron en el Ministerio de Educación, pero no fueron recibidos.

Por esto, ella y todos los docentes de la Unidad Educativa Nacional 23 de enero no asistieron al plantel y se unieron al paro nacional. Se les notificó a los representantes de los 340 estudiantes inscritos que no darían clases. Explica que la situación salarial hizo que 17 docentes renunciaran al inicio del año escolar. Los estudiantes han tenido que ser reubicados en otros salones y al maestro que queda le toca atender a casi 60 alumnos.

En Venezuela, solo en 2018, unos 172.000 docentes renunciaron, esto representa 20 % de la planta de educadores en el sector público, indicó la Unidad Democrática del Sector Educativo.

Junta con Delia también camina Tamar Vásquez, quien es maestra de primaria desde hace 10 años. Ella gana 80.000 bolívares quincenal. Dice que sacó la cuenta y lo que puede comprar es un kilo de arroz, otro de pasta y medio cartón de huevos. “Desde la reconversión monetaria los maestros empezamos a padecer hambre”, gritó durante la actividad de paro nacional.

En Caracas algunos planteles no recibieron a los estudiantes tras el paro nacional.

En la Escuela Experimental Venezuela no hubo clases porque los maestros estuvieron en consejo. En el Liceo Andrés Bello, dijeron los estudiantes, algunas secciones se quedaron sin actividades por falta de profesores. Según información de la Unidad Democrática del Sector Educativo, en 90 % de los estados hubo protestas, asambleas y marchas.

Lee también
Denuncian que movimientos bolivarianos ofrecieron arroz con pollo a estudiantes para quebrar paro de maestros

La Federación Venezolana de Maestros ha dicho que 85 % de las cláusulas del contrato colectivo se han incumplido. Mientras tanto, los maestros continúan recibiendo un salario de entre 3,29 dólares y 5,06 dólares al mes en un contexto hiperinflacionario. Apenas pueden cubrir 1,91 % de la canasta alimentaria. Este paro nacional de maestros durante 24 horas es la primera acción para escalar a una situación de conflictividad mayor en caso de no obtener respuestas del Ministerio de Educación. Esta institución no ha atendido los 29 comunicados de las 8 federaciones donde exponen la situación general del gremio.

Fotos: Luis Morillo


Participa en la conversación