Los trabajadores de Guayana denuncian que el incumplimiento de sus beneficios contractuales empeora su situación de vida en medio del confinamiento por la COVID-19.

Guayana. Trabajadores de Guayana marcharon la mañana del jueves 18 de junio para reactivar la lucha desde la calle. Allí participaron movimientos de las diferentes empresas básicas y otras industrias de la zona. Los reclamos se centran en el cumplimiento de sus beneficios contractuales y en la necesidad de reactivación progresiva de cada una de las plantas para retomar la producción.

Aquí no hay más lucha que la unidad, sobre todo lo que pueda existir con diferencia política, porque aquí se trata de lo que están viviendo los trabajadores, sus familias, sus hijos y la gran mayoría de trabajadores muriendo por falta de HCM. Esa es la lucha que estamos dando y no puede haber color político”, manifestó Miguel Ekar, dirigente sindical de Alcasa.

El llamado a la unidad fue clave en la movilización convocada por la Intersectorial de Trabajadores de Guayana. A esta lucha se viene sumando un ala de dirigentes afectos al oficialismo. Estos también denuncian las irregularidades por parte de las gerencias de las diferentes industrias de Guayana.

Si bien el incumplimiento de los beneficios contractuales no es algo nuevo, la situación de los trabajadores de Guayana empeoró a raíz del confinamiento por la pandemia de COVID-19, decretado en el país desde mediados de marzo.

“Esta crisis que se está profundizando por el coronavirus nos obliga a confinarnos más. Pero no puedo encerrarme con mi familia, abrazarlos y morirnos de hambre”, expresó Fernando Serrano, dirigente de Venalum.

Héctor Millán, trabajador de Orinoco Iron, agregó: “Hacemos el llamado a la colectividad a que se unan por los beneficios y todos los derechos que merecemos para generar producción, generar trabajo para nuestra familia. Ya basta de arremetidas, de estar acordes con un sistema del que todos padecemos y morimos de hambre por culpa de una política de Estado”.

Excluidos

El dirigente de Sidor César Soto, además de denunciar lo que se vive en la siderúrgica, afirmó que realizarán próximas movilizaciones de calle.

Esta es nuestra expresión del hambre y la miseria que pasamos los trabajadores, de indignación y la miseria que vivimos, la vejación ocasionada por el patrón-Estado con toda nuestras fábricas. En planta de pellas, en barras y alambrón, simplemente por un trabajador pedir unas botas lo meten en una lista de cuarentena”, denunció Soto.

A raíz del confinamiento, un reducido grupo de trabajadores se mantiene activo en las empresas. Estos son los únicos que reciben beneficios de bonos y bolsas de alimentos, al resto los excluyeron. Solo en Sidor hay por lo menos 12.000 trabajadores desactivados.

Lee también
Industrias de Guayana no cumplen correctamente protocolo anti-COVID-19

Participa en la conversación