El período venció el 30 de agosto, sin embargo, hasta ahora las autoridades no han explicado cómo quedará el esquema para los conductores. En mayo, el ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, adelantó que discutían una medida para el transporte público y de carga, que estaría “subsidiado 100 %” durante tres meses.

Caracas. El 30 de mayo el gobierno de Nicolás Maduro anunció el aumento de la gasolina y también un subsidio por 90 días al sector transporte. Los meses transcurrieron en medio de una profunda escasez de combustible, que empeoró de nuevo hace unas semanas. El gremio considera que la medida no representó algún alivio para ellos.

El período venció el 30 de agosto, sin embargo, hasta ahora las autoridades no han explicado cómo quedará el esquema para los conductores. En mayo el ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, adelantó que discutían una medida para el transporte público y de carga, que estaría “subsidiado 100 %” durante 90 días.

Hugo Ocando, presidente del Bloque de Transporte del Oeste de Caracas, expresó en entrevista a Crónica.Uno que a la fecha las autoridades no les han informado cómo quedará el sector.

Nosotros asumimos que mientras no digan otra cosa sigue el subsidio, en el caso del transporte público. La gente no tiene para pagar eso (gasolina en dólares)”, dijo.

El mandatario Nicolás Maduro reconoció la escasez de combustible en mayo, así como la existencia de un mercado negro. En ese momento expresó que la nación apenas disponía de un cuarto de la gasolina que consume el país: “Eso coincidió con la cuarentena y se priorizó para el personal médico, el transporte de carga y de alimentos, para personal de seguridad, policías y militares. No es fácil, ha habido irregularidad; hay gente que ha pagado la gasolina a dos dólares, tres dólares (el litro) me dicen”. Cuatro meses después las colas continúan.

Lee también
Comerciantes están dispuestos a importar gasolina para minimizar la escasez

El Bloque de Transporte del Oeste de Caracas señaló que en los últimos meses no habían tenido mayores problemas, pero que a finales de agosto y lo que va de septiembre perciben “mucha escasez”. Los transportistas contaron que el diésel se consigue con dificultad, mientras que la mayoría de los vehículos de esa ruta son a gasolina. “Las unidades no están prestando servicio porque están esperando y hasta durmiendo en cola”, expresó Hugo Ocando.

Las autoridades explicaron que para recibir subsidio los vehículos debían estar registrados en el Sistema Patria. El límite que se estableció fue de 120 litros al mes para carros particulares y para las motos 60 litros al mes. El litro de gasolina subsidiada quedó en 5000 bolívares.

El valor oficial del transporte público es de 3500 bolívares. Los conductores manifiestan que con eso no pueden cubrir los gastos de reparación o mantenimiento de su vehículo. Un caucho cuesta alrededor de 140 dólares en el mercado, aseguran. “Nadie cobra eso”, dicen. No obstante, señalan que no existe consenso en el gremio para fijar el precio de los pasajes.

El Bloque de Transporte del Oeste de Caracas propone que el pasaje urbano tenga un precio de $0,10 o Bs. 30.000, diez veces más que el monto oficial. Sin embargo, explican que el valor real por este servicio debería rondar $1 o Bs. 300.000. Algunos deciden cobrar actualmente entre 10.000 y 20.000 bolívares, mientras que “los piratas” aprovechan la falta de unidades para pedirles entre Bs. 100.000 y Bs. 200.000 a los pasajeros.

El sector manifiesta que requiere apoyo del Estado para sobrevivir a la crisis económica y ahora también de salud por la pandemia de COVID-19. Entre las propuestas del gremio está destinar una ayuda a los conductores de 100 pasajes al mes, que sean depositados en su cuenta.

Lee también
Lo más destacado del 13 de septiembre de 2020

La Línea Línea Sureste de Caracas calcula que en las semanas de cuarentena estricta apenas 10 % de las unidades logra trabajar debido a las alcabalas y barrotes que instalan las autoridades para disminuir la circulación de los transeúntes. Además, les exigen llevar salvoconductos, que no todos obtienen.

Las estaciones que surten gasoil en la capital son pocas y las colas kilométricas, aseguran los choferes. Asimismo, indican que si no les dan 100.000 o 200.000 bolívares a los bomberos estos no les surten.

El gremio calcula que 70 % del parque automotor está parado, una situación que venía desde antes de que empeorara la falta de combustibles. Por ejemplo, la línea Suroeste, de 240 carros que tiene registrados, apenas 30 están trabajando. Las razones varían, pues para la mayoría es difícil costear la compra de un caucho o cubrir las reparaciones si tienen un accidente.


Participa en la conversación