Un auditorio quemado, la oficina de control de estudios de la sede sucrense saqueada y el desvalijamiento de la Escuela de Ciencias Administrativas de Anzoátegui son parte del saldo que ha dejado la toma del rectorado de la UDO que se inició hace un mes en Cumaná. La comunidad universitaria marchó hasta la sede del Ministerio Público en Puerto La Cruz en defensa de la autonomía.

Barcelona. El eslogan que ha identificado a la Universidad de Oriente desde su fundación en 1958 es “Del pueblo venimos, hacia el pueblo vamos”. Este jueves, ese pueblo acompañó a estudiantes, profesores y trabajadores del alma máter oriental en una marcha que partió desde la sede del núcleo Anzoátegui en Barcelona hasta el Ministerio Público en Puerto La Cruz, con el fin de defender la autonomía universitaria y exigir el cese de la toma del rectorado en la ciudad de Cumaná.

El pasado 30 de abril, un grupo de personas, entre presuntos estudiantes y trabajadores de la Alcaldía de Cumaná y la Gobernación de Sucre, tomaron la oficina del rectorado en la capital sucrense alegando que las autoridades universitarias, encabezadas por la rectora Milena Bravo, usurpan los cargos que ocupan actualmente al no haberse reelegido, además de denunciar presuntos casos de corrupción.

Lee también
Desvalijaron la Escuela de Ciencias Administrativas de la UDO en Anzoátegui

El saldo tras los hechos ocurridos hace más de un mes ha sido la quema del auditorio y posterior saqueo de la oficina de control de estudios de la sede sucrense y el desvalijamiento en la Escuela de Ciencias Administrativas en el campus de Barcelona.

Tirso García, presidente de la Asociación de Profesores de la UDO Anzoátegui (Apudo), indicó que se trata de una campaña del Ejecutivo oficialista por el desmantelamiento de la también conocida como La Casa Más Alta, que comenzó en 2006 cuando comenzaron los recortes presupuestarios.

“Esto es un desmantelamiento progresivo que tiene como fin único intervenir la Universidad y poner un rector afín al régimen de Nicolás Maduro. Nosotros con este acto estamos demostrando que la universidad no ha muerto y que estamos defendiendo la autonomía universitaria que está consagrada en la Constitución nacional, y el único que ha violado eso es el Ejecutivo. Las universidades eligen a sus autoridades, estos tomistas no pueden decir que las autoridades se han atornillado en el poder cuando ha sido el mismo Tribunal Supremo de Justicia el que ha impedido nuevas elecciones rectorales”.

José Figueredo, dirigente universitario y estudiante de Medicina, rechazó las pretensiones del Ejecutivo de convertir a la UDO en Universidad Bolivariana de Oriente y afirmó que la marcha de este jueves, es el primer paso para la gran toma del rectorado en Cumaná.

“Nosotros queremos difundir nuestros conocimientos tanto a nivel nacional como internacional, como siempre lo hemos hecho. Por eso no vamos a permitir que el régimen nos robe nuestra educación, la libertad y mucho menos nos conviertan en Universidad Bolivariana. La Universidad de Oriente es patrimonio no solo del oriente del país sino de Venezuela”.

Protesta UD
La marcha llegó hasta la sede del Ministerio Público. Foto: José Camacho

Antonio Barreto Sira, gobernador de la entidad, acompañó la marcha hasta la sede del Ministerio Público e indicó: “Solo restan horas para tener la Universidad que soñamos”.

“En sus 61 años de historia, de la UDO han egresado más de 200.000 profesionales. Hoy la universidad venezolana se ha convertido en una exportadora de profesionales que no ven en el país un futuro por la destrucción total de su economía. Ante el desmantelamiento que sufre la universidad, desde Anzoátegui la estamos defendiendo y estoy seguro de que vamos a vencer”, sostuvo.

El recorrido, que duró dos horas, contó con “custodia fotográfica” de agentes de la policía estadal y el Sebin, que llegaron junto con los marchantes hasta el edificio de la Fiscalía en la avenida municipal de Puerto La Cruz.

Una comisión de cinco bachilleres, encabezada por Figueredo y Mauricio Casanova, ingresó al edificio y acordaron realizar unas mesas de trabajo donde las autoridades policiales se comprometieron a prestar vigilancia en los alrededores del campus.


Participa en la conversación