Uso obligatorio de tarjeta de vacunación contra la COVID-19 y fiebre amarilla se incumple en Monagas

tarjeta de vacunación

La medida, anunciada por el Instituto Único de Salud en Monagas, no se ha cumplido en la entidad. Ni en las unidades de transporte público que circulan en la ciudad de Maturín, ni en puertos terrestres, exigen como requisito para abordar la tarjeta de vacunación contra el COVID-19 o la de la fiebre amarilla.

Maturín. El Estado Mayor de Salud de Monagas estableció el pasado 7 de noviembre, que en las unidades de transporte público y en las salidas del estado, se solicitaría a los ciudadanos la tarjeta de vacunación contra la COVID-19 y la fiebre amarilla. No obstante, hasta la fecha, la medida ha estado lejos de cumplirse.

Representantes del organismo indicaron que, para aplicar la resolución, instalarían alcabalas sanitarias. Pese al anuncio, en ninguna de las unidades de transporte público de Maturín solicitan estas credenciales como requisito obligatorio para abordar.

Igual situación ocurre en puertos terrestres y salidas de Monagas, en donde no se exige mostrar la tarjeta de vacunación, en la que consta que los ciudadanos han sido inmunizados contra estas dos enfermedades.

«Toda persona desde los seis meses hasta los 59 años deberá vacunarse si no presenta su tarjeta de vacunación por lo que se han dispuesto alcabalas sanitarias en los municipios priorizados″, dice un reporte emitido por el equipo de prensa de la gobernación a principios de mes.

Sin bioseguridad

Usuarios aseguran que en las rutas de transporte urbano tampoco les piden presentar el carnet de inmunización. Ciudadanos que usan los autobuses de la ruta 27, precisaron que ni siquiera dentro de las unidades se cumplen las medidas de bioseguridad.

Aquí no nos piden ninguna tarjeta. Cuando llega el autobús todo mundo se monta. A veces se llena al punto que no le cabe más gente al autobús y eso preocupa porque no se cumple ninguna medida de bioseguridad. Aquí en la ruta 27 lo único que se puede rescatar es que hacemos una cola mientras esperamos y por lo menos hay orden mientras nos vamos montando. Pero en otras paradas es un desorden. A la gente pareciera que ya se le olvidó ese virus″, lamentó Raúl Ollarves.

La fiebre amarilla es una enfermedad que se detectó en Monagas el pasado 2 de octubre, cuando se confirmaron siete casos del padecimiento en humanos y cuatro en monos. Esta información fue confirmada por la ONG Médicos Unidos de Venezuela.

Los médicos de Monagas recomendaron que como prioridad se acelerara el proceso de vacunación. Desde entonces, el gobierno regional dispuso de varios puntos en la ciudad y en comunidades para que los monaguenses tuvieran acceso a la vacuna y evitar la proliferación de más casos.

Las comunidades donde se reportaron los primeros casos de fiebre amarilla son localidades rurales como: Carapal del Tigre y el Merey de Amana. En esa zona, eran poco frecuentes las jornadas de vacunación contra la fiebre amarilla. 

Rezago

Los especialistas alertaron que la vacunación debe realizarse anualmente. Pero las fallas en el sistema de salud impiden que se cumpla con el cronograma. Sobre todo en comunidades alejadas de Maturín, donde los epidemiólogos no pueden acceder por la falta de transporte y gasolina.

De acuerdo con el último reporte de la gobernación de Monagas, un total de 299.880 mil ciudadanos recibieron la vacuna contra la fiebre amarilla, lo que representa el 68% de la población. Sin embargo, desde la fecha que se anunciaron los primeros casos, se desconoce si se han generado nuevos contagios.

En el informe las autoridades admiten que aún faltan 140 mil monaguenses por ser vacunados. La meta es inmunizar a 439.948 ciudadanos en la región. Hasta esta publicación se desconoce si se alcanzó este objetivo.

El último brote de fiebre amarilla registrado en Monagas fue en el año 2004. En esa ocasión se confirmaron tres casos: dos en el municipio Bolívar y uno en el municipio Maturín.

Monagas encabeza las estadísticas

En lo que respecta a la COVID-19, en los últimos días la entidad no ha dejado de reportar contagios y los ciudadanos se han relajado en cuanto al cumplimiento de las medidas de bioseguridad. Monagas registra 10.269 casos desde que inició la pandemia del coronavirus.

El pasado 25 de noviembre, el estado encabezó la lista de infecciones con 143 casos confirmados. En esa fecha, Maturín fue el municipio con más casos, con 93 contagios, seguido de Ezequiel Zamora con 21; Aguasay 17; Punceres y Acosta con tres cada uno; Bolívar y Santa Bárbara con uno cada uno.

Respecto a la vacunación contra el coronavirus, hasta el 18 de noviembre de 2021, en Monagas 59% de la población ha recibido al menos la primera dosis. En total se han han inyectado 408.702 vacunas de Sinopharm y Sputnik V. 

El reporte detalla que, a través del Programa Ampliado de Inmunización (PAI), se aplicaron 63.012 dosis correspondientes a la vacuna Sputnik V.  Mientras que el resto, unas 345.309, eran de la antiviral Sinopharm.

Gregorio Rincones, autoridad Única de Salud, reiteró que la meta es vacunar a 697.941 habitantes.


Participa en la conversación