Venezuela ocupó la atención del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

gilber caro y víctor ugas

Las delegaciones de Dinamarca, Costa Rica, Brasil y República Checa en el consejo de DD. HH. de la ONU fustigan el comportamiento del gobierno de Nicolás Maduro no solo por impedir el ingreso de ayuda humanitaria sino por atacar a quienes la acompañaban.

Caracas. La decisión de Nicolás Maduro de impedir el ingreso de la ayuda humanitaria que se acumula en Colombia y Brasil, así como de atacar a quienes trataron de introducirla este sábado al país, ha alarmado al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU), instancia que aprovechó el inicio de su 40° período de sesiones para tratar el asunto.

“Los ojos del mundo están puestos sobre Venezuela, especialmente en los últimos días (…) Esperamos que la violencia termine y que el respeto de los Derechos Humanos sean parte de la solución», afirmó la alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, la chilena Michelle Bachelet, durante sus palabras de apertura a las reuniones de la instancia en Ginebra (Suiza).

Las palabras de Bachelet se producen 24 horas después de que condenara los hechos de violencia ocurridos el sábado en las fronteras de Colombia y Brasil, donde agentes de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y miembros de grupos de choque —también llamados «colectivos»— cerraron el paso de las caravanas con alimentos y medicinas y además las atacaron, al tiempo que reprimieron a los ciudadanos que desde el lado venezolano pedían que se permitiera el ingreso de la ayuda.

La exmandataria chilena no fue la única en tocar el tema de Venezuela. “Brasil llama a la comunidad internacional a que se una a los esfuerzos para liberar a Venezuela reconociendo el gobierno legítimo de Guaidó y pidiendo el fin de la violencia por parte de las fuerzas del régimen contra su propio pueblo», afirmó la embajadora del gobierno de Jair Bolsonaro, Damares Regina Alves, la cual consideró que lo ocurrido el fin de semana muestra “las graves y persistentes violaciones de los Derechos Humanos cometidas por el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro”.

Entretanto, la vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell, calificó de “angustiante situación que vive Venezuela y las violaciones de Derechos Humanos en ese país”, pero expresó su rechazo a cualquier intervención militar.

“Costa Rica rechaza cualquier curso de acción que implique el ejercicio de la violencia contra el pueblo venezolano, el uso de la fuerza o la intervención militar”, dijo, al tiempo que condenó la actuación del régimen de Daniel Ortega frente a las protestas ocurridas en ese país en los últimos meses.

En similares términos se pronunció el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Noboa, quien, tras insistir en que el diálogo es la vía para solucionar la crisis, se opuso a una posible salida de fuerza, al decir que Montevideo “ no facilitará directa o indirectamente una justificación para el uso de la fuerza, mucho menos de una intervención armada interna o externa».

Los representantes de Dinamarca, Georgia y República Checa también condenaron lo ocurrido. “El pueblo de Venezuela merece justicia. No más impunidad para el régimen de Maduro”, afirmó el embajador de Copenhague, mientras que el representante de Georgia declaró el apoyo de su gobierno a los “esfuerzos de Juan Guaidó y alentamos la transformación democrática de Venezuela”.

El diplomático checo deploró lo ocurrido el fin de semana e instó a los funcionarios chavistas a “permitir el ingreso de la ayuda humanitaria”.


Participa en la conversación