La organización busca contribuir a la formación de los ciudadanos, articular distintas asociaciones de la sociedad civil y cambiar el “discurso de la desmovilización y la desesperanza”.

Caracas. Luego de un año de activismo y de hacer trabajos de capacitación dirigidos a la sociedad civil, la organización Alianza Ciudadana tuvo un encuentro con los medios de comunicación en el que informó su intención de ofrecer tallares para los ciudadanos, así como contribuir a la organización social en las comunidades. El objetivo es apuntar a la concientización y la formación. Hacer que la gente sea consciente de su propio poder, indicó el director del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello (CEP-UCAB), Benigno Alarcón, organización que está promoviendo el activismo ciudadano.

La asociación ya ha hecho diversas actividades en los estados Bolívar, Táchira, Lara y Aragua. Indicaron que la idea es escoger a un “equipo promotor” en las principales ciudades del país que se encargue de diseñar una estrategia de articulación social y capacite a los ciudadanos sobre cómo motivar la movilización social.

Es necesario cambiar la narrativa de la desmovilización, el discurso de la desesperanza, sincronizar las acciones, tener una mayor organización para lograr mejores resultados.

La integrante de Alianza Ciudadana, Gladys Mogollón, explicó que miembros de asociaciones de vecinos, del movimiento estudiantil, del movimiento laico, gremios, industriales, líderes de las comunidades y personas vinculadas a algunos partidos políticos forman parte de la organización. Estamos buscando ciudadanos que quieran estar inmersos en este tejido social. Queremos desarrollar proyectos viables que nos conduzcan a aportar soluciones a los problemas del país.

Ignacio Belisario señaló que uno de sus objetivos será motivar y movilizar a los jóvenes del país. Creemos que se debe hablar con mucha sinceridad y más que pedirles que no se vayan del país, les vamos a pedir que nos ayuden a construir el país al que quieren regresar, indicó.

Alba Purroy, también de la Alianza, indicó que se vive un momento histórico en el que los ciudadanos —que puedan hacerlo— deben organizarse ya sea para protestar, apoyar una causa social, organizarse para un evento electoral u oro tipo de articulación. Reconoció que la situación social y política coloca limitaciones en cuanto al número de personas al que se puede llegar. Apuntamos a ese 3 % o 5 % de la población, aproximadamente 1 millón de personas, que pueden participar. No es que esas personas estén en una situación cómoda pero sabemos que, por la situación del país, es limitado el número de personas que pueden dedicar tiempo a estas actividades.

Foto: Carlos Crespo



Participa en la conversación