Hasta 10 carnicerías deben recorrer los consumidores para intentar comprar proteínas, que finalmente terminan sustituyendo con verduras o desechos de la res.

Maracaibo. Conseguir carne o pollo en Maracaibo es misión imposible. Luego de que la Superintendencia de Precios Justos anunciara que “le metería la lupa” a la venta de la proteína animal en el estado, el mercado periférico Las Pulgas, expendedor mayoritario de este rubro, está “pelao”, así lo confirmó Martha Romero, compradora.

Me vine tempranito a ver si conseguía carne o pollo y nada, esto está pelao. Los comerciantes me contaron que la última carne ya la vendieron porque no querían arriesgarse a que se las decomisaran por el precio y no saben ni siquiera si van a volver a surtir porque el aumento de sueldo también les pega.

Como esta ama de casa hay muchas que recorren los pasillos oscuros e impregnados de olor a sangre vacuna, buscando qué comer. La semana pasada, un kilo de carne se cotizaba en 60.000 bolívares en cortes de segunda, mientras que los de primera alcanzaban los 90.000 bolívares dependiendo de la zona de la ciudad, porque “en el oeste la gente come pellejos”, dijo Milagros Gutiérrez, habitante de El Marite.

El mercado Las Pulgas registra una baja de 95 % en la venta de carne y 60 % en la  de pollo. Un kilo del ave beneficiada cuesta entre 32.000 y 35.000 bolívares, por lo que un pollo mediano, que alcanza para dos almuerzos en una familia de cuatro integrantes, cuesta aproximadamente 80.000 bolívares.

Sin embargo, como el pellejo “resuelve”, ante la falta de dinero para comprar un kilo de carne, los recortes también son una salida para los que no pueden adquirir la pieza completa. Una bandeja de recortes que trae cuello, alas y parte alta del muslo se cotiza en 20.000 bolívares.

Lee también
En la Escuela de Biología de la UCV tienen que reusar materiales para trabajar en los laboratorios

El Gobierno, junto con el sector cárnico, llegaron a un acuerdo para que el rubro se venda en 41.000 bolívares el kilo. Sin embargo, esta medida genera rechazo de los proveedores porque el precio les causa “pérdidas”. Darío Gutiérrez, carnicero, dijo:

“Yo no voy a traer más reces a pérdida. Me pondré a vender otra cosa pero no voy a seguir, aquí si no te matan los precios, te mata la falta de efectivo que acabó con nuestros negocios, aquí los que salvan la patria son los bachaqueros de carne que compran por cantidad, pero ya ni eso, porque al bajar el precio, baja todo, no es rentable. Varios proveedores que me despachan me dicen que no les es rentable traerme carne a un precio por debajo de 41.000 para que la venda regulada, así que desde el martes no recibo nada.

Los sustitutos toman fuerza ante el conglomerado de razones que no permite comprar carne en Maracaibo. Los granos y el pescado están en primer lugar para sustituir la proteína. Las verduras y la carne de soya, siguen en la lista. Mientras tanto, algunos consumidores siguen a la espera de que la proteína vuelva a aparecer en los mostradores.

“Mano dura”

La Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), desde la coordinación del estado Zulia, realiza un operativo de inspección a las grandes distribuidoras de productos cárnicos (pollo y carne), los cuales en los últimos días han sido sujeto de especulación sin precedente en toda la región de occidente, superando los 60.000 bolívares por kilo en cada uno de los rubros.
Por ende, la Sundde ha determinado un precio fijo para estos dos productos, ya que son de primera necesidad y de una alta rotación en el mercado venezolano.

Foto referencial: Mariana Mendoza

Lee también
Facultad de Odontología UCV solo dispone de 2 de los 280 rubros necesarios para estudiar la carrera


Participa en la conversación