Un supuesto cliente le disparó a Ezequiel Villalobos por tratar de evadir el robo de su motocicleta en Catia. El presunto delincuente resultó herido por una funcionaria de la PNB, quien salió al escuchar unas detonaciones.

Caracas. Su hijo, de seis años, la abrazaba mientras contaba a viva voz cómo mataron a su esposo. Jaczel Castillo le hacía carantoñas al niño en la cabeza, él daba la impresión de no atender la conversación de los adultos, pero en realidad prestaba atención a cada detalle sobre la muerte de su padre, Ezequiel Bautista Villalobos, de 34 años; a quien un cliente le disparó en el costado para robarle la moto, el lunes a las 9:00 a. m. frente a la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES).

El sujeto llegó hasta la línea de mototaxis que está frente al Farmatodo del Centro Comercial El Recreo para pedir un traslado. Tras la negativa de todos sus compañeros, Ezequiel dijo que sí le haría la carrera hasta Catia, donde supuestamente le pagaría porque no cargaba efectivo encima.

mototaxista asesinado frente a la UNES
Había sido víctima de cuatro robos de moto mientras trabajaba

Cuando transitaban a la altura de la UNES, el hombre le pidió que se bajara de la moto, pero al ver que su víctima tomaba dirección hacia un módulo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), le dio un balazo.

Un testigo, al parecer expolicía, disparó tres veces al aire en señal de alerta. Una funcionaria escuchó las detonaciones y salió de la institución universitaria, logrando herir al antisocial a quien, acto seguido, detuvo. Ezequiel murió en el hospital Periférico de Catia.

“Recibí la llamada de una persona, de parte de Ezequiel, que me pidió que llegara urgente al hospital. Fui con mi cuñada hasta allá y mi esposo estaba herido. Lo intubaron pero murió”, contó Jaczel con la voz pendiendo de un hilo, pero se mantuvo firme.

El hombre había despertado sospechas entre sus compañeros por lo que se negaron a hacerle la carrera. De hecho, cuando Ezequiel iba saliendo, uno de ellos lo llamó por su nombre y con un gesto le dijo “mosca”, mientras el pasajero veía.

Lee también
Mataron a jugador de Pelícanos Fútbol Club en intento de robo

La víctima tenía seis años trabajando como mototaxista y era socio de la cooperativa. Durante ese tiempo le robaron cuatro motos, la última mientras se encontraba estacionado en la línea. “El 15 de diciembre de 2015 le robaron la cuarta moto y ahora, 19 de diciembre de 2016, le quitan la vida”.

“¿Por qué lo matan? Si lo van a robar, quítenle solo la moto y ya pero no lo maten, no saben si esa persona tiene hijos y familia. Mi esposo era una persona trabajadora, pendiente de sus hijos y eso lo pueden decir sus compañeros de trabajo. El país está demasiado inseguro”, sentenció Jaczel.

Dejó huérfano a un hijo de 11 años, con su primer matrimonio, y a otro de seis con su actual pareja, con quien mantuvo una relación de siete años.

Fotos: Yohana Marra


Join the Conversation