Esta docente jubilada dedica su esfuerzo en promover la inclusión y en generar sensibilidad social hacia las personas que sufren alguna discapacidad. Su tarea la comenzó por las redes sociales y desde hace seis meses está llevando el mensaje directamente a las comunidades.

Caracas. Por la parroquia Caricuao, denominada ecológica por estar rodeada de cuatro pulmones vegetales, son muchos los de a pie que están anotándose una por la Gente Buena. En la lista se cuenta Ayari Liendo, docente jubilada, quien desde hace dos años promueve a través de una página en Facebook y por Twitter el buen trato hacia las personas con alguna discapacidad.

La nombró @CaricuaoInclusiva y desde ese espacio brinda recomendaciones, organiza talleres y está creando una plataforma para orientar a las personas con alguna condición física o mental y a su entorno familiar.

Egresada del Pedagógico de Caracas, en la especialidad de Retardo Mental, hoy en día dedica todo su tiempo al tema de la sensibilización y la inclusión social.

Lee también
Gente solidaria creó banco de ropa para los más necesitados

Así, ayuda a aprender el lenguaje de señas venezolano usando métodos sencillos; sirve como facilitadora para la capacitación y para la búsqueda de un empleo; para la inserción social y educativa e incluso brinda herramientas para preparar una alimentación adecuada a las personas con autismo.

Desde hace seis meses, Caricuao Inclusiva salió de las fronteras de las redes sociales e incursionó en las comunidades.

Ahora, contó Liendo, los talleres, las terapias ocupacionales y las jornadas de capacitación para lograr una ciudad más sensible se dictan en los barrios y en las escuelas.

“Hacemos jornadas muy buenas, tratamos de que las personas se pongan en el lugar de los que tienen alguna discapacidad, les tapamos los ojos, les amarramos una pierna a una muleta, para que se vean reflejados en los individuos que tienen alguna deficiencia o limitación motora, de esa forma creamos conciencia y hacemos de estos ciudadanos seres con más autoestima y seguridad”.

Entre 600 y 700 niños de la etapa de educación primaria de la parroquia Caricuao se han visto involucrados con las campañas de sensibilización, cuyo objetivo principal, en la visión de Ayari Liendo, es que la discapacidad no sea una barrera en la ciudad. “Queremos que ser diferente sea indiferente”.

Para conocer más su trabajo busque en FB a Caricuao Inclusiva.

Fotos cortesía Ayari Liendo


Join the Conversation