El sistema complementario será por subastas, lo que puede implicar más restricciones en la entrega de dólares.

Caracas. Nuevamente la administración de Nicolás Maduro modifica el sistema complementario de divisas, pero la baja oferta de dólares atenta contra esos ajustes, tal como sucedió con los otros esquemas creados en cuatro años y que buscaban elevar la cantidad de billetes verdes a las industrias.

Este lunes, en la clausura de la Expo Venezuela Potencia, el Presidente indicó que a partir de la próxima semana se activará un nuevo modelo de dólar complementario (Dicom) con dos subastas semanales “que permita perfeccionar y construir a mediano plazo un sistema de acceso a las divisas de todos los sectores productivos”.

El Jefe de Estado no precisó cómo serán las subastas ni cuál será la paridad. Apenas comentó que habrá aportes en divisas de las empresas públicas e hizo un llamado a los privados para que participen.

Pero el nuevo Dicom se enfrenta a una menor cantidad de dólares. 96 de cada 100 dólares que ingresan al país los aporta Pdvsa, sin embargo, la producción de la industria ha bajado a 2,2 millones de barriles y la cesta está en 45 dólares.

Por tanto, el flujo de divisas no es alto. De los ingresos, la petrolera tiene que destinar una parte a sus compromisos y lo que vende al Banco Central de Venezuela (BCV) es limitado, lo que se refleja en las reservas internacionales que están en 10,4 millardos de dólares. Las reservas se emplean para cancelar importaciones y deuda externa.

Frente a la baja disponibilidad de billetes verdes, Asdrúbal Oliveros, economista y director de Ecoanalítica, asevera que “el flujo de caja es limitado y más cuando en abril hay que afrontar unos fuertes pagos de deuda”.

Lee también
Conindustria: “Estamos en un proceso intenso de cierre de empresas”

La firma estima un flujo de 22 millardos de dólares, que se queda corto ante los requerimientos. Solo las cancelaciones de deuda del Gobierno y Pdvsa este año se proyectan en 10 millardos de dólares, y en abril los pagos suman 2,9 millardos de dólares.

Juan Pablo Olalquiaga, presidente de Conindustria, no es optimista con los cambios en el Dicom por la menor cantidad de divisas. “Lo que no tengo es confianza de que se vaya a cumplir. Las reservas internacionales están en su punto más bajo en 20 años”. Añadió que duda que la demanda de dólares pueda atenderse “porque ¿de dónde van a salir los dólares? El volumen de divisas es bajo”.

A lo largo de la alocución el mandatario instó a los privados a traer sus dólares, como sucedió en años anteriores cuando se constituyeron los esquemas alternos. Pero a ello Olalquiaga dice “el sector privado puede traer sus dólares, pero los dólares son finitos”.

El economista Oliveros agrega que:

“La oferta privada será muy errática si no pones una paridad mayor. Si no varían Dipro para lograr un mayor beneficio fiscal, tendrán que depreciar la tasa de Dicom, una devaluación agresiva”.

La paridad de Dicom está en 700 bolívares.

El Gobierno mantendría el dólar protegido (Dipro), que asigna Cencoex para los sectores de alimentos y salud, en 10 bolívares. Dicha tasa es la que también se emplea para las importaciones públicas.

¿Restricciones?

Las modificaciones apuntarían a más restricciones. Oliveros agrega que el Dicom pasa de liquidaciones diarias —que entre enero y febrero promediaron los 3,8 millones de dólares— a dos subastas semanales.

Eso podría implicar más limitaciones para adquirir insumos en el exterior. El pasado año, las importaciones, según los cálculos de Ecoanalítica, llegaron a los 17,9 millardos de dólares, un recorte de casi 50 % respecto a 2015.

Ese fuerte descenso de las importaciones afecta la producción de las industrias y ha acentuado la ausencia de alimentos, medicinas y artículos de higiene.

Los ensayos cambiarios de Maduro

Desde 2013, el Gobierno ha realizado ensayos en la materia cambiaria que no han avanzado por la falta de dólares. Aquí los sistemas:

Sicad I. En febrero de 2013, junto con la devaluación que llevó la tasa oficial a 6,30 bolívares, el Sitme fue suspendido y las autoridades indicaron que Cadivi autorizaría 94 % de las solicitudes de divisas. A los pocos días de esos ajustes, el Gobierno se enfrentó a la necesidad de dar más dólares a las empresas y para ello aprobó un sistema complementario a Cadivi, llamado Sicad I.

Dicho esquema arrancó en la segunda mitad de 2013 con tres subastas al mes que fueron suspendidas en octubre de 2014. En 2015 ese sistema realizó dos asignaciones y fue eliminado en 2016. Por esa vía, se entregaron en total 7,4 millardos de dólares.

Sicad II. Ante la presión por aumentar la oferta de dólares, se contempló la conformación de otro sistema alterno de divisas, el Sicad II, que empezó en marzo de 2014. El para entonces vicepresidente de Economía, Rafael Ramírez, informó que en el Sicad II no tendría “topes ni bandas para la paridad, el mercado se va a regular. Será un mercado que fluctúe”.

Las ventas diarias del Sicad II se iniciaron en un promedio de 50 millones de dólares, monto que fue bajando y al final la paridad no fluctuó, con lo cual no contuvo el precio del dólar en el mercado paralelo. Por ese sistema se llegaron a dar cerca de 6 millardos de dólares.

Simadi: En enero de 2015, Maduro dijo que el Sicad II “no funciona como se espera” y fue reemplazado por el Simadi que permitiría la compra de divisas libremente y donde la paridad también fluctuaría. Ese esquema dio menos dólares que el Sicad II y no pudo controlar el mercado paralelo. La paridad se mantuvo por el orden de los 200 bolívares, y desembolsó cerca de 900 millones de dólares. Se dejó el Sicad I, pero nunca se activó. Cencoex autorizó menos divisas.

Lee también
Tasa cambiaria para alimentos y salud se ajustará de manera progresiva

Dicom. En febrero de 2016, el Gobierno decidió dejar dos sistemas de asignación de dólares. Maduro llegó a decir que “el Sicad II no pudo seguir funcionando y el Simadi funcionó de manera regular a mal”. Se constituyó el Dipro para alimentos y salud, y el Dicom para el resto de los sectores.

Las autoridades prometieron un nuevo sistema, pasó un año y nada. El  Dicom funcionó igual que el Simadi con una paridad en 700 bolívares. Las asignaciones por los dos esquemas fueron 4,4 millardos de dólares.

Dólar frontera. El Gobierno ordenó la apertura de ocho casas de cambio en Táchira y Zulia con el fin de “golpear a las mafias”. El gobernador del Táchira, José Vielma Mora, expresó que la paridad es de 4 pesos por un bolívar. Con las operaciones se generó una tasa de 734 bolívares por dólar. La oferta no ha sido precisada.

Foto referencial



Participa en la conversación