Noslen Velasco y Losbetsy Rodríguez fueron detenidos por el Cicpc en el sector La Amapola. En su vivienda escondían seis partes humanas, entre ellas dos cráneos, que vendían en dólares. Colaboraban con el grupo delictivo que luego de asesinar a sus víctimas comercializaba sus restos.

Caracas. Noslen Alberto Velasco Ramos y Losbetsy Coromoto Rodríguez González fueron detenidos por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), el miércoles 9 de mayo, por tener seis partes humanas dentro de su casa, en el sector La Amapola de La Vega.

Entre los restos había dos cráneos envueltos en una bolsa plástica de color negro. Según las investigaciones, las partes eran seleccionadas por religiosos, quienes las compraban en dólares para utilizarlas en sus rituales.

Los detenidos presuntamente son colaboradores de la banda del Fresa y además de esconderlos, servían de transporte al sector La Tumba de La Vega para la negociación. Esperaban que los integrantes de este grupo delictivo mataran a sus víctimas, para sepultarlas y después ofrecerlas a quienes las usan para su culto.

Las investigaciones iniciaron luego de que familiares de cuatro jóvenes que se encontraban desaparecidos denunciaran ante el Cicpc. El 2 de abril localizaron semienterrada a una de las víctimas en el sector Los Pinos.

Y posteriormente hallaron a las tres restantes el 21 de abril en el sector El Conuco del barrio San Miguel, en La Vega. Fueron identificados como Jorvinson Josue Cisneros Meza, de 21 años; Jorman Jesús Guerra Meza, de 27 años; Luis Carlos Delgado, de 20 años y Pedro Antonio Barrios González, de 25 años.

Por este crimen fue detenido Douglas Jesús Chiquito Vielma, de 19 años, quien confesó la ubicación de las víctimas. También fue asesinado Iván José Morón Morales, apodado Piolín, en medio de un enfrentamiento con la policía científica.

Lee también
Asesinaron a adolescente que tropezó a un hombre con su bicicleta

Ambos son miembros de la banda del Fresa. Ellos habían acordado prestarle “apoyo” a las cuatro víctimas para ocultarlas luego de que asesinaran a dos uniformados de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en Antímano —el 15 de febrero— para robarles el arma.

Sin embargo, sus intenciones fueron otras, pues en vez de esconderlos de las autoridades, los asesinaron, les quitaron las armas y los sepultaron. Pretendían vender sus restos pero fueron hallados por el Cicpc, antes de lograr comercializarlos.

Aún se encuentran en fuga tres miembros más, quienes fueron identificados por el Cicpc como Eredick Juelvis Reverón Gámez, de 25 años, apodado la Fresa, Eduard, apodado Ovejo y Colina Gámez.

Foto: Archivo



Participa en la conversación