“Barrio Adentro no puede considerarse un sistema de salud”

comunidad

Según el investigar Jorge Díaz-Polanco hoy el país carece de un sistema público nacional de salud y la fundación bolivariana —a pesar de haber recibido una inversión estimada en 38.000 millones de dólares— está lejos de serlo.

Caracas. El pasado 6 de septiembre fue anunciado un nuevo relanzamiento de la Misión Barrio Adentro, programa social creado en 2003 para acercar la atención primaria de salud a sectores populares y zonas alejadas. El principal responsable de la institución sería un médico cubano y el centro de operaciones estaría en una nueva infraestructura dentro del barrio, denominada consultorio popular (módulo octogonal).

13 años después de su creación, el programa ha pasado por varios altibajos: en 2009, el propio presidente Hugo Chávez reconoció que Barrio Adentro no estaba funcionando como esperaban y precisó que 2.000 módulos octogonales —de 6.000 existentes en ese año— no estaban operando como correspondía. Le aplicaron un “reimpulso”.

Ahora, en medio de una crisis de salud que golpea con la escasez de medicamentos e insumos tanto en centros públicos como privados, se anuncia una “nueva” fase denominada Barrio Adentro 100 %, con la que buscan aumentar la cantidad de consultorios populares de 7.000 a 14.000, tener un médico por cada 250 o 300 habitantes y abarcar a todo el país. Algo que ya se ha propuesto y que no se ha logrado.

Lee también
Médicos del hospital de Los Magallanes buscan medicinas hasta bajo las piedras

Jorge Díaz-Polanco, sociólogo especialista en Políticas de Salud y profesor jubilado de la Universidad Central de Venezuela (UCV), consideró que este relanzamiento es una nueva “propaganda oficial” de un programa que se ha caracterizado por tener “un conjunto de establecimientos que eventualmente atienden a la población, con un conjunto de medidas ajenas al ideario nacional, con insumos cuyo control sanitario no existe, con una presencia eventual porque muchos módulos están cerrados o no cumplen el horario establecido, y con una cobertura que no es real”.

Aclaró que siempre fue definido como una red paralela y antagónica, no complementaria ni susceptible de ser integrada dentro de un solo sistema, y por lo tanto no puede considerarse un sistema de salud.

“Un sistema de salud es una red institucional que está articulada en función de la necesidad de salud. Su uso adecuado comienza cuando la gente asiste a la atención primaria, esa es su puerta de entrada al sistema y es allí donde debe determinarse si necesita atención especializada”, detalló Díaz-Polanco, integrante del Observatorio Venezolano de la Salud (OVS).

En un sistema de salud —explicó—, la red de atención primaria cuenta con el personal mejor remunerado de toda la cadena porque son los que trabajan más, se enfrentan a la mayor cantidad de problemas y deben estar capacitados para atenderlos. Son los médicos generales, médicos de familia o de choque.

Pero, a su entender, en Venezuela ocurre lo contrario: el especialista debe ser la última instancia en ser consultada pero es la primera, poco se asiste a la red de atención primaria, sus médicos no son los mejores remunerados. Además, debe existir una estructura referencial desde los niveles más simples hacia los más complejos, y de contrareferencia si es necesario.

“Eso no existe en Venezuela. Aquí tienes un conjunto de instituciones regadas que eventualmente funcionan cuando tienen con qué, y eso no es un sistema. Nosotros no tenemos un sistema de salud ni Barrio Adentro lo es”, precisó Díaz-Polanco.

Lee también
Soluciones a la crisis de la salud le quedan grande al Gobierno

Desmembrado desde los 80

El especialista del OVS recordó que esta situación no siempre ha sido así. Fue a partir de la década de los 80 que el área de salud empezó a desmembrarse: “Lo que ocurrió fue que los grupos de interés fueron apropiándose de los espacios públicos para sacarles provecho”.

Citó el caso del Instituto de Previsión y Asistencia Social del Ministerio de Educación (Ipasme), un espacio creado —entre otras cosas— para los profesores. Eso no tiene sentido, dijo Díaz-Polanco, pues lo correcto es contar con un programa de salud para todo el mundo.

Para conformarlo es necesario contar con una autoridad central y una estructura descentralizada, con poderes de decisión a nivel regional y local. Pero si no se tiene un Gobierno central que participe activamente en el sistema, este puede fracasar y eso fue lo que pasó con el modelo de descentralización de los años 90, explicó.

“El Gobierno nunca asumió políticamente lo que eso era. Mi interpretación personal es que lo hizo para acceder a los recursos de la banca multilateral que financiaba el proceso de reforma del sector salud, pero nunca como una política de Estado en la cual se creyese y se impulsase de manera auténtica. En consecuencia, nosotros no tenemos un sistema de salud y un sistema público muchísimo menos”, declaró.

Mayor privatización

En los últimos 17 años, en lugar de afianzarse el carácter público de la salud venezolana lo que se ha multiplicado es su privatización.

“Los pacientes ponen los insumos, las medicinas, la ropa, la comida, todo tienen que ponerlo los usuarios del sistema y eso no es un sistema público, es un sistema privado”, indicó Díaz-Polanco.

A su juicio, desde la creación de Barrio Adentro en 2003 y hasta el año 2014, el Estado ha invertido cerca de 38.000 millones de dólares en esta misión. La cifra resulta de estimaciones realizadas con base en el presupuesto nacional, aportes de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), créditos adicionales y otras fuentes de financiamiento.

“Con ese dinero pudo haberse hecho todo, pero no se hizo nada. Con este nuevo relanzamiento se meterá nuevamente dinero en un saco sin fondo, sin una estructura para utilizar esos recursos de forma eficiente”, sostuvo.

Al país le tomaría como mínimo 10 años poder construir un verdadero sistema de salud. Díaz-Polanco precisó que es necesario reunificar todas las instituciones, hacer un ministerio técnicamente competente que reduzca su tamaño y deje de prestar servicios, delegando esto a las gobernaciones, alcaldías y parroquias en un esquema de descentralización.

Solo así el Ministerio de Salud podrá dedicarse a emitir normas para que todo funcione dentro de un mismo parámetro, a establecer políticas nacionales porque las regionales las establecen los estados, y desplegar iniciativas técnicas de acompañamiento o apoyo al desarrollo local y regional en los servicios de salud.

“Eso es lo que tiene que hacer el Ministerio, no prestar los servicios. Eso va a tomar mucho tiempo, sobre todo por los cambios en la cultura que tiene el venezolano para usar el sistema; tiene que aprender que debe entrar por la atención primaria”, acotó.

Lee también
ONG denuncia que la salud en Venezuela está por el piso

El investigador también advirtió que en épocas de crisis los venezolanos suelen buscar más la asistencia especializada porque se cree que en esos servicios, hospitales o clínicas están los mejores profesionales, la mejor tecnología y la mejor atención, pero cada vez eso es menos cierto porque la infraestructura se ha deteriorado, no hay insumos y no hay médicos porque se van del país.

“Sin embargo, la gente sigue confiando más en esos sistemas desprotegidos y desfinanciados que en Barrio Adentro. ¿Entonces, por qué inviertes en Barrio Adentro, por qué no inviertes en los hospitales y en los ambulatorios que existían y en una red primaria nueva, fortalecida, para ser un sistema y conectarlos entre sí?”, se preguntó.

El profesor duda que en esta oportunidad Barrio Adentro funcione, pues su estrategia ha sido y es dar una medicina a los pobres, “y una medicina para los pobres es una pobre medicina, para que se quede quieto, para que no proteste. Fue un mecanismo para controlar socialmente a la población y no para solucionar sus problemas de salud”, sostuvo el especialista.

Foto referencial: Cristian Hernández


Participa en la conversación