Hasta la semana pasada, los guayaneses compraban el cartón en 750.000 bolívares. Ahora, en promedio, tienen que pagar 1,3 millones. Sin embargo, hay locales donde cuestan 1,6 millones de bolívares.

Ciudad GuayanaEn una semana, los habitantes de Puerto Ordaz y de San Félix han visto (y padecido) el aumento del precio del cartón de huevos: de 750.000 bolívares a 1,3 millones de bolívares.

Es lo que deben pagar. Al menos por punto de venta, porque con dinero en efectivo, el cuento es otro: un cartón de huevos cuesta 400.000 bolívares. Pero el efectivo es prácticamente utopía.

Darwin Pumiaca, vigilante, pagó el jueves 19 de abril un total de 750.000 bolívares por un cartón. Lo hizo con su tarjeta de crédito en un mercado de Los Sabanales, sector de San Félix.

Ocho días después, dice que no podría comprarlo: ni el crédito le alcanza para pagar el millón y tanto para llevar una de las pocas proteínas que comen él, su esposa y los cuatro hijos de ambos (de entre 8 y 12 años).

O es eso o es granos lo que comemos. A cualquier hora: de desayuno, de almuerzo o de cena. Mi esposa cocina para todos con cinco huevos. Les pone aliños porque, tú sabes, hay que rendirlos… Esta mañana (la del viernes) quedaban seis huevos. Vamos a ver ahora qué compro. Tú sabes: uno compra queso y pescado para bandearse, explica.

El pollo y la carne son un mito en su mesa.

Sin límites

Los encargados de la charcutería Pollos Nabil, en el centro de Puerto Ordaz, esperaban este viernes por un pedido: una caja de huevos. En tres días los han comprado en precios distintos: apenas el miércoles ofrecieron a sus clientes el cartón en un millón. Esta vez será 1,3 millones.

Lee también
Acusan a policía de Bolívar de asesinar a adolescente cuando dispersaba a tiros protesta vecinal

“Y sabemos de locales donde se consiguen en 1,6 millones”, apunta una de las encargadas.

Afuera, en una acera, estaban Luis Rausseo y su esposa, Carolina León, sentados a la sombra de un árbol vendiendo huevos. Solo en efectivo, porque “si nosotros ofrecemos en transferencia, ¿quién nos compra?”.

Rausseo es sidorista pero no ha ido más a la empresa porque no hay transporte. Y aunque le siguen pagando, “la verdad es que gano más vendiendo huevos que en Sidor”.

“Nosotros compramos la caja en efectivo. Pero el miércoles me vendían el cartón en 300.000; ayer, en 350.000 y hoy me lo querían vender en 380.000. Yo siempre lo vendo como 50.000 bolívares más caro para ganarle algo”, detalla.

De la venta de una caja, a los Rausseo León les queda, además de las ganancias en efectivo, un cartón de huevos. Como Pumiaca, es la única proteína que consumen. Les hace falta: “Tenemos que caminar bastante para ver a quién le compramos y luego llevar bastante sol para venderlos”.

Foto: Correo del Caroní



Participa en la conversación