En las cercanías de los centros de votación había “puntos tricolores” a los que acudían algunos electores con su carnet de la Patria para que se los activaran de nuevo. El acceso a la prensa no fue igual en todos los centros electorales.

Caracas. Cuando la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, aseguraba a las 12:00 m. desde el patio del colegio Domingo Faustino Sarmiento, que más del 99 % de la población participaba en las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) inconsultas y cuestionadas por la oposición, la cola de ese centro electoral comenzaba a disminuir, aunque era un centro de votación nucleado.

Lucena debió ejercer su derecho al voto en el colegio Siete Estrellas ubicado en la urbanización Los Caobos, pero a media mañana se supo que sufragaría en el colegio ubicado en Maripérez. Desde tempranas horas de la mañana, quienes decidieran participar en las elecciones a la ANC, primero hacían una cola en los “Puntos Tricolores” ubicados en las cercanías de los centros de votación, aquí varias personas identificadas con camisas y gorras del partido de Gobierno les pedían a las personas el carnet de la Patria.

Luego el elector buscaba su número de cédula en las listas pegadas en las paredes afuera del centro de votación y conocía el número de la mesa donde iba a ejercer su derecho. De varios centros electorales —como el colegio La Consolación en Las Palmas o Miguel de Cervantes en la avenida Andrés Bello— los votantes podían ir este domingo a ejercer su derecho en un centro nucleado para la ANC.

Hay gente que le toca votar en El Paraíso y que quiere votar aquí, y eso no está permitido. Y nos dicen ‘bueno, entonces nuestro voto se perderá, aseveró la teniente a cargo del Plan República en el Sarmiento.

El viernes, Lucena informó en una rueda de prensa que los electores podrían ir a votar en cualquier centro electoral de su municipio, y este domingo durante una pequeña conferencia de prensa, explicó que solo podían acudir a los centros nucleados.

Lee también
No funcionó operación remate en centros de El Valle y Coche

Los coordinadores de los centros de votación —a través de mensajes de texto— enviaban el número de cédula de identidad al CNE de los electores de otros centros, y de esa manera los desbloqueaban para poder ejercer su derecho en un punto más cercano a su domicilio o porque simplemente donde votaban regularmente este no pudo ser instalado.

Las adyacencias de los centros de votación del municipio Libertador eran custodiadas por hombres a bordo de motos de alta cilindrada, usando gorras negras, que con frecuencia hacían rondas por el lugar. Incluso en algunas zonas cerraban las calles con cintas amarillas que decían “no pase”.

Funcionarios de la Milicia Bolivariana, la Guardia Nacional Bolivariana y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, eran quienes mantenían el orden dentro de los centros de votación. En el colegio Faustino Sarmiento, donde sufragó Lucena, le permitieron a varios medios de comunicación hacer un recorrido por varias mesas, tomar fotos, grabar videos, tomar declaraciones y ver el proceso de las elecciones inconsultas, permiso que no le concedieron a distintos medios en muchos otros centros electorales.

Foto: Charlie Barrera



Participa en la conversación