Con zapatos rotos y apenas 14.000 bolívares de sueldo semanal laboran trabajadores de Cavim Maracay

trabajadores de cavim

De 400 trabajadores que tenía en nómina la empresa militar, apenas quedan unos 160, que denuncian acoso y amenazas laborales por parte del director, coronel Aligi Raúl Cipolletti Acosta, gerente general de Metalmecánica de Cavim.

Maracay. “No tenemos botas de seguridad y con 14.000 bolívares semanal yo no puedo comprar un par de zapatos ni la alimentación de la familia. Y si uno va a hacer un reclamo, te quieren amenazar con tirarte a las FAES y meterte preso”.

Este es parte de los reclamos que Octavio Freites, uno de los 160 trabajadores de la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim), ubicada en el estado Aragua, realizó a las puertas de la empresa militar en Maracay, como única vía de presión para que sus exigencias laborales sean escuchadas.

Hortensia López, otra trabajadora de Cavim, manifestó el descontento que tienen los trabajadores en contra del presidente de la compañía, general de división Carlos José Alexander Armas López, y del gerente general de Metalmecánica, coronel Aligi Raúl Cipolletti Acosta, que hacen caso omiso a los reclamos.

No nos dan respuesta. Nuestros sueldos son tan pírricos que recibimos apenas entre 12.000 a 14.000 bolívares semanales, ese dinero se nos va en transporte. Desde hace 2 años, aproximadamente, tampoco tenemos un comedor. En los últimos meses, solo suministraban arroz con sardina o pasta.

El único beneficio que dicen recibir es una caja Clap
Cavim es una empresa estratégica y de alto riesgo. Sin embargo, los trabajadores apenas cuentan con una prima de peligrosidad de solo 4 % del salario percibido. No poseen póliza de hospitalización (HCM) ni servicio funerario, mucho menos una caja de ahorros.

Lee también
Onapre recortó 70% ingresos de 27 mil trabajadores de la Gobernación de Anzoátegui

“Ya nos paramos en abril y vino alguien de Caracas ofreciendo soluciones y a la fecha no hemos recibido respuesta”, acusa Freddy Navarro, trabajador con más de 13 años en la compañía, quien resiente además que sus compañeros no tengan ni siquiera agua para tomar.

Los trabajadores dicen que están laborando en condiciones críticas. En un ambiente de trabajo que nunca se ha fumigado, los baños están colapsados y en donde el taller de carga se inunda cada vez que llueve.

Los mismos trabajadores –dice, mostrando sus zapatos rotos– debemos sacar el agua de manera rudimentaria, pues no hay artículos e implementos de limpieza. Los alrededores de los talleres están enmontados lo que origina que en muchas ocasiones, las máquinas se traben con la presencia de serpientes.

trabajadores de cavim
El sueldo se les va solo en pasaje. Foto: Gregoria Díaz.

Ante el reciente incremento de 1.500 bolívares en el precio del pasaje, un trabajador de Cavim debe invertir como mínimo 3.000 bolívares diarios, lo que supera el salario que recibe, mientras la empresa no les presta servicio de transporte interno. Ante la escasez de materia prima desde hace casi 3 años, la compañía apenas produce material antimotín.

Luego de la protesta, los trabajadores se fueron a sus casas. La sede de Cavim no tenía servicio eléctrico y la planta que posee “no tiene ni gasolina para arrancarla”, cuenta una de las afectadas.

trabajadores de cavimBaños en Cavim están colapsados y la planta eléctrica no funciona. Foto: Gregoria Díaz.


Participa en la conversación