El deterioro en la capacidad de compra del salario impacta en la actividad comercial. El directivo de la organización expresó que los comercios más afectados son los de alimentos y farmacias.

Valencia. Durante el primer trimestre de 2018, 75 % de los negocios en la región central del país (Aragua, Carabobo y Cojedes) bajó la santamaría, informó Guillermo Manosalva, director nacional de Consecomercio.

Aseveró que el declive del sector se debe a la restricción en la entrega de dólares que limita la adquisición de materia prima y productos terminados y destacó que “los comercios más golpeados son los de venta de alimentos y farmacias”.

A la menor disponibilidad de billetes verdes, se suma la hiperinflación. Hay casos que hasta en el mismo día los precios deben cambiar debido a que los proveedores nos llaman para anunciar la subida del costo, apuntó.

Manosalva también expresó que la falta de efectivo afecta la actividad. A los ciudadanos se les dificulta el acceso a los billetes y no todos los establecimientos tienen puntos de venta.

Apuntó que la merma del poder adquisitivo ha llevado a las familias a que se pongan como prioridades los alimentos y las medicinas. Ese deterioro por los elevados precios incide en las ventas de los locales. Un comerciante no va a invertir en 50 kilos de queso que está en 600.000 bolívares por kilo, sabe que no lo va a vender porque la mayoría de la ciudadanía tiene un sueldo integral de 1,3 millones bolívares mensuales.

Foto referencial

Lee también
Pacientes con cáncer exigen que se reactive el quirófano del Oncológico Miguel Pérez Carreño en Carabobo


Participa en la conversación