Datos del BCV revelan que los motores de la economía llevan 19 trimestres fundidos

motores de la economía

La sorpresiva publicación de las cifras por parte del ente emisor revela la paralización de los sectores clave de la economía y actividades como la manufactura y la construcción cayeron en el tercer trimestre de 2018 más de 40 %.

Caracas. Desde 2013 el presidente Nicolás Maduro ha mantenido un discurso de impulsar a los “motores de la economía”, pero las acciones oficiales han llevado a que los sectores clave acumulen 19 trimestres de retroceso.

El recrudecimiento de las regulaciones, las menores importaciones de insumos, la baja materia prima nacional, la disminución de las inversiones, el deterioro de los servicios públicos, la contracción de la demanda, la falta de personal y la incertidumbre política e institucional tienen a todas las actividades en picada.

Tras cuatro años de silencio, el Banco Central de Venezuela (BCV) actualizó las cifras sobre el desempeño de la economía, los precios y la balanza de pagos que reflejan el colapso que se arrastra desde hace cinco años más 20 meses en hiperinflación, que pulveriza el ingreso de los ciudadanos, y que ha llevado a la migración de más de tres millones de ciudadanos.

En abril de 2013, después de asumir la presidencia, Maduro anunció que se buscarían vías para reactivar la manufactura, la construcción, la petroquímica, entre otras áreas. En aquel momento, se efectuaron diversas reuniones para evaluar los cuellos de botella que enfrentaban las industrias para elevar la producción, las autoridades se comprometieron a reducir los trámites; revisar los precios de los rubros regulados y agilizar la entrega de dólares, lo cual no se concretó y comenzó el declive de las actividades.

Lee también
Padres buscan alternativas para no sacrificar merienda escolar de sus chamos

Al año siguiente (2014), el mandatario dijo que habría un plan nacional de facilidades de inversión para nuevamente impulsar a los motores, programa que no tuvo resultados, y los sectores retrocedieron. Para el 2015, se mantuvo la misma línea y, en plena crisis de abastecimiento, el Gobierno coordinó mesas con el sector privado, cuyo resultado fue una mayor caída de la economía.

Así se llegó a 2016 cuando Maduro insistió en la reactivación de “los motores de la economía”. Se crearon mesas y hasta se instaló el Consejo de Economía Productiva con el objeto de que nuevamente los empresarios notificaran sus obstáculos y se dieran soluciones. Con todo, los reclamos y sugerencias no tuvieron respuesta. El deterioro siguió en 2017 y 2018.

En esos años, el jefe de Estado prometía impulsar las áreas clave, pero en paralelo las divisas para importar menguaban y se incrementaban las regulaciones. Y cuando ya decide flexibilizar las regulaciones, la oferta de billetes verdes se desplomó.

Así están los principales motores:

Petróleo. El primer motor de la economía es el petrolero, según las autoridades, pero esta actividad que genera 96 de cada 100 dólares que ingresan al país está en su peor momento.

Las cifras del BCV muestran que el sector cayó 25,8 % del Producto Interno Bruto (PIB) en el tercer trimestre del 2018. Y aunque el precio del crudo el pasado año promedió 61 dólares, más que en el ejercicio previo, la producción se desplomó. De 2 millones de barriles diarios que se generaban en 2017 se pasó a 1,5 millones de barriles diarios, de acuerdo con la información de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep). El declive obedeció a la prolongada merma de las inversiones, la deuda con los proveedores, la falta de personal calificado y los problemas de mantenimiento. A lo cual se sumaron los impactos de las sanciones de Estados Unidos. A fines de 2017 Maduro ordenó al presidente de Pdvsa, Manuel Quevedo, elevar en un millón de barriles la producción, pero sucedió lo contrario.

Lee también
Padres deben desembolsillar más de 1.000.000 de bolívares en útiles escolares

Manufactura. El Gobierno calificó a la manufactura como el “tercer motor” de la economía, pero este sector se deteriora con fuerza, lo que impacta en el abastecimiento y en los precios. El BCV informó que esta actividad retrocedió 46,1 % en el tercer trimestre de 2018. Las regulaciones, el descenso de 23 % en las importaciones de materia prima y equipos, las fallas en los servicios públicos y la disminución de la demanda impactaron en el funcionamiento de las industrias, que operan a menos de 25 % de su capacidad, según datos del sector industrial. Son pocas las empresas que se mantienen frente a un entorno adverso.

Construcción. El denominado segundo “motor” de la economía está paralizado. La menor inversión y la baja disponibilidad de insumos como productos de acero o cemento tienen contra las cuerdas a las obras públicas y privadas. Los datos oficiales señalan que en el tercer trimestre este sector cayó 67,9 %, la peor caída, ni siquiera en 2003 cuando se registró el paro de actividades la construcción tuvo ese retroceso. Aunque el Gobierno destaca que la producción de viviendas avanza, en la construcción pública el mayor peso lo tiene Pdvsa y en la industria las obras están detenidas. En la construcción privada, son pocos los proyectos que están en marcha, porque no hay demanda, el financiamiento es limitado y no hay suficientes materiales.

Comercio. La actividad comercial, de acuerdo con la información del ente emisor, descendió 42,3 % en el tercer trimestre de 2018. La baja oferta de bienes por la caída de la producción nacional y de las importaciones, el incremento de las fiscalizaciones y el descenso del consumo en 24 % por el deterioro de los ingresos que causa la hiperinflación, golpearon a los comercios, y el número de establecimientos con santamarías bajas, creció.

Lee también
Precios de la carne la alejan de los platos barineses


Participa en la conversación