En la nueva extensión de la emergencia, el Gobierno puede dictar regulaciones para impedir la “desestabilización”, lo que da pie a la congelación de precios.

Caracas. El Presidente Nicolás Maduro continúa extendiendo el decreto de Estado de Excepción y Emergencia Económica para saltarse los controles del Parlamento. La nueva prórroga incluye al régimen cambiario y la fijación de regulaciones para evitar “la desestabilización”, lo que está en línea con sus anuncios de un nuevo sistema económico a través de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

El decreto publicado en la Gaceta Extraordinaria No. 6.298 mantiene parte del contenido de la norma dictada en enero, de manera que el Jefe de Estado sigue facultado para “dictar planes especiales de seguridad pública” y controlar la producción y distribución de alimentos, medicinas y artículos de higiene personal a través de la Misión Abastecimiento Soberano.

En la materia económica amplia sus atribuciones en materia cambiaria. El artículo 2 en el numeral 8 señala que el mandatario puede “conformar estructuras organizativas que garanticen a nuestro pueblo y al sector productivo público y privado el expedito y justo acceso al sistema cambiario que impulsa el Estado y dictar regulaciones contundentes, transitorias y excepcionales que impidan campañas de desestabilización y distorsión a la economía, impulsadas por factores nacionales y foráneos a  través del sistema de tecnología de la informática”.

Parte de esa disposición le permite a Maduro ampliar sus facultades con el manejo del régimen cambiario, señala el abogado José Vicente Haro, quien agrega que “aunque al Banco Central de Venezuela (BCV) se le ha restado la autonomía de hecho, ahora es de facto”.

Este martes en la noche, el Jefe de Estado anunció que a partir del 23 de mayo comenzarán las subastas del nuevo dólar complementario (Dicom) que estará a cargo del nuevo director del BCV, Pedro Maldonado, quien reemplaza a Franklin Méndez.

Maldonado en 2012 fue director de Conatel y trabajó en el Ministerio de Relaciones Interiores. Está vinculado con el vicepresidente Tareck El Aissami.

Además del mayor poder del mandatario con el tema cambiario, esa disposición permite dictar regulaciones que eviten “desestabilización” y “distorsiones”. Haro agrega que ello tiene relación con la congelación de precios anunciada por Maduro el 1° de mayo. El Aissami junto con Ramón Lobo, vicepresidente de Economía, están definiendo la metodología para ello.

El Decreto de Emergencia también hace cambios con los contratos de interés público y elimina el aparte de que se autorizarán sin la aprobación de otros “poderes públicos”. Se apunta que el mandatario podrá “aprobar y suscribir contratos de interés público y sus enmiendas para la obtención de recursos financieros, asesorías técnicas o aprovechamiento de recursos estratégicos para el desarrollo del país”.

El jurista apunta que al suprimirse ese aparte se neutraliza la Asamblea Nacional. “Para Maduro ya el Parlamento no existe. En los decretos anteriores se mencionaba, ahora no”.

Explica que las  modificaciones ya mencionadas son una señal de lo que “será la Constitución que ellos [Gobierno] quieren”. Según el jefe de Estado, con la ANC se creará un nuevo sistema de economía mixta.

La norma, adicionalmente, sigue con la discrecionalidad en el manejo del gasto público y el endeudamiento.

Lee también
En cuatro años de mandato Maduro ha gobernado tres y medio con poderes especiales

Tal como en los decretos anteriores, esta norma le vuelve a permitir al Presidente imponer regulaciones a las empresas.

Se detalla que el mandatario podrá ejecutar “mecanismos especiales para garantizar el “desarrollo de la producción, abastecimiento y distribución de alimentos, materias primas e insumos del sector agroalimentario, de producción y distribución de fármacos y de la industria de productos para la higiene personal y aseo del hogar”. Así como la generación de esquemas para “la cooperación de los entes públicos, privados y del poder popular, en función de ampliar los canales de distribución”. Esto significa que persisten las regulaciones.

La normativa mantiene que el Gobierno puede “activar, potenciar y optimizar el funcionamiento de un sistema de determinación de costos, rendimiento y precio justos, combatiendo el lucro exorbitante”.

De los cuatro años que tiene gobernando Maduro, tres y medio lo ha hecho con poderes especiales. Entre fines de 2013 y 2015 tuvo dos Habilitantes y desde enero de 2016 tiene decretos de emergencia.

Foto referencial



Participa en la conversación