El domingo pasado la nutria en cautiverio salió de su fosa y mordió a un usuario que transitaba por el lugar.

Caracas. La secretaria de organización del Sindicato de Trabajadores del Instituto Nacional de Parques (Inparques), Marlene Sifontes, denunció que desde diciembre no llegan semillas de girasol y de avena para las aves al Parque del Este —Generalísimo Francisco de Miranda—. Con estas les hacían tortas, pero tampoco tienen harina. Ahora les dan frutas. La pollarina tampoco la están consumiendo. Ellas necesitan su fuente de proteína, agregó.

La ausencia de insumos se extiende a los implementos (paletas y mallas) para realizar la limpieza de las lagunas, como es el caso de botas y lentes especiales para que los trabajadores puedan hacer sus labores.

La directiva que llegó en 2008 y que estuvo hasta marzo del año pasado no se encargó de nuestra gestión. Los parques están muy deteriorados, se desvirtuó la misión porque la directiva estaba en trabajo político. Uno de esos es el Parque del Este. Los baños están dañados, el sistema de riego está fuera de servicio desde hace 10 años, aseguró Sifontes.

Contó que de los 11 pozos solo 1 funciona: Son lo que se utilizan para que llegue el agua a las lagunas, baños. Ahora se llenan con camiones cisterna. Pero estos no se dan abasto. Los niveles de agua están bajos. El recorrido que a diario realizan los camiones ha dañado las caminerías y brocales, las cuales fueron diseñadas para el tránsito peatonal.

Caliope escapó

La nutria Caliope salió de su hábitat el pasado domingo y mordió a un usuario que se encontraba en el lugar. Este perro de agua llegó el 14 de abril de 2012 al Generalísimo. Se presume que alguien dejó en la fosa unas escaleras por donde el animal escapó. “Hoy 11.03.18 hubo problemas con una nutria en el Parque del Este que se escapó, se puso nerviosa, la volvieron a atrapar, pero antes mordió a un hombre que fue trasladado a clínica. Solicitamos que se investigue bien antes tomarse medidas drásticas”, escribió en Twitter la Asociación Civil Ecológica y Social. Sifontes informó que el lunes se le tomó una muestra de sangre a Caliope para descartar mal de rabia.

Sifontes sostuvo que la falta de vigilancia y personal, como brigadistas o guías ambientalistas, es deficiente en las áreas donde se encuentran los animales. Señaló que es necesario que se retomen esas figuras.

Los parques son aulas abiertas para enseñar al ciudadano con los programas de visitas. En Caracas no se hacen esas guías por el parque. Hasta hace poco estuvieron unos en Buque Leander. Los vigilantes no tienen ni pitos ni radios.

Desde 2016 no hay un profesional que se encargue de la Colección de Fauna del Parque del Este.

Trabajadores sin remuneración

Sifontes manifestó que no se cancela a tiempo el pago por concepto de guardias y fines de semanas. “Pagan las horas con mucho retrasado. A la fecha los empleados no han cobrado enero ni febrero.  Con todos los descuentos que hacen por seguro social, caja de ahorro, quedamos ganando 60.000 bolívares semanales”.

Lee también
“Inparques y la GNB carecen de logística y capacidad para la acción oportuna de prevenir y apagar incendios en El Ávila”

Foto referencial: Luis Miguel Cáceres @lmcaceres93


Participa en la conversación