Yorgenis Sánchez, de 26 años, se encontraba con su esposa e hija cuando fue detenido por uniformados de la policía científica en la estación del Metro Chacao. Sus familiares dijeron que testigos presenciaron cuando le dispararon en la Cota Mil.

Caracas. Parientes de Yorgenis Sánchez Barajas, de 26 años, denunciaron que fue asesinado por presuntos funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) el pasado martes 14 de noviembre.

La versión que ofrecieron desde la morgue de Bello Monte fue que a las 3:20 p.m. de ese día se encontraba con su esposa e hija, pues habían acudido a La Hoyada a comprar los estrenos navideños para la pequeña. Momentos después se dio cuenta que unos supuestos funcionarios lo estaban siguiendo y decidió abordar el Metro hasta la estación Chacao, ya que tenían planes de ir al Centro Comercial Sambil.

Pese a esto, Yorgenis se percató que los hombres continuaban tras él en el vagón y le pidió a su pareja que se bajara al llegar a la estación, por medidas de protección. Al detenerse el tren fueron abordados por los uniformados, quienes le pidieron a la mujer que no gritara por la niña.

Al joven lo llevaron esposado y le indicaron a su esposa que estaría detenido en la sede del Cicpc de la avenida Urdaneta. Pero lo localizaron muerto en el hospital Vargas, con ocho impactos de bala, dos en el pecho y seis en la espalda.

Los parientes, quienes por seguridad pidieron no ser identificados, aseguraron que un testigo vio cuando bajaron a Yorgenis de una moto en la Cota Mil, a la altura de Altamira. Escuchó alrededor de ocho impactos de bala y luego lo montaron en un vehículo, que presuntamente tenía identificación de la policía científica.

Lee también
Un domingo donde hasta las colas en los mercados fueron pocas

La información policial es que él iba en una moto con un cómplice y se enfrentó a los funcionarios, y ahí cayó herido. Las cosas que él le compró a la niña no aparecen e inventaron que ese supuesto cómplice se dio a la fuga con las cosas de él, relató el pariente desde la medicatura forense.

La víctima trabajaba como obrero. Estuvo detenido hace meses por estar presuntamente involucrado en el robo de una joyería, pero quedó en libertad porque no consiguieron pruebas en su contra. Parientes no descartan que este crimen esté ligado a este hecho.

Foto archivo: César Suárez



Participa en la conversación