El coral punzante se ha expandido en 80 % de la Isla de Mono. Se encuentra mayormente en las costas de Anzoátegui y ya se ve en Nueva Esparta. Inparques conoce el problema desde 2008.

Caracas. La vida marina de Mochima tiene sentencia de muerte. Un octocoral blando invasor del Indo-Pacífico, también conocido como “coral punzante”, fue sembrado dentro del parque nacional y el depredador natural está matando poco a poco los corales.

El investigador del Instituto Oceanográfico de la Universidad de Oriente, José Gregorio Núñez, explicó que este hallazgo se hizo en 2008 y en los últimos 8 años se ha perdido 80 % de la Isla El Mono del parque nacional. Aunque el Instituto Nacional de Parques (Inparques) lo sabe, no hay quien financie los estudios para paralizar la reproducción de este invasor.

La invasión de este octocoral blando del Indo-Pacífico, conocido vulgarmente como coral punzante, está sofocando algunos organismos marinos hasta producir su muerte. Lo hacen para usar sus esqueletos como sustrato de fijación y seguir creciendo y continuar con su invasión”, expresó el investigador.

Al morir los colares, los animales marinos como cangrejos, camarones y peces no encuentran refugio y se ven obligados a migrar de la zona.

Los investigadores del Instituto Oceanográfico pretenden estudiar el coral punzante para evitar su reproducción, pero hasta la fecha no tienen recursos para continuar con sus labores de campo.

El depredador natural tiene un impacto mayor hacia las costas del estado Anzoátegui, mientras que hacia Sucre no se ha expandido porque no ha salido de la Bahía de Santa Fe.

Actualmente, el Instituto solo cuenta con un presupuesto entre 40.000 a 100.000 bolívares por proyecto, que nos alcanza ni para un traslado para hacer trabajo de campo.

Foto referencial



Participa en la conversación