Las compras privadas financiadas con el paralelo repuntaron 362 %. Ese comportamiento se refleja en los precios de los bienes y servicios.

Caracas. Aunque el Gobierno asegura que está limitado para traer medicinas y alimentos por las sanciones, en el primer trimestre del año las importaciones públicas aumentaron, y ese repunte sucedió previo a las elecciones presidenciales del 20 de mayo. La liberación de recursos por los retrasos en los pagos de deuda permitió la adquisición de los bienes.

Datos de Ecoanalítica revelan que en el primer trimestre de 2018 las compras externas del sector público y del sector privado ascendieron a 3,4 millardos de dólares, 8 % más que en igual período de 2017 (3,1 millardos de dólares).

La industria petrolera y los entes oficiales adquirieron bienes en el exterior por 2,4 millardos de dólares. De esa cantidad, 1,6 millardos de dólares fueron compras petroleras y 868 millones de dólares importaciones no petroleras, que en gran medida correspondieron a alimentos y una porción a medicamentos, explicó el director de la firma, Asdrúbal Oliveros.

Esas compras no petroleras aumentaron 5,8 % respecto al mismo lapso de 2017, cuando fueron 820 millones de dólares.

La distribución de alimentos a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) y los bonos vía carnet de la Patria fueron los canales utilizados por el Gobierno durante la campaña. De hecho, la información del Ministerio de Alimentación, Bolipuertos y del jefe de los Clap, Freddy Bernal, revelan que entre enero y marzo fueron importadas 2,7 millones de cajas. Dichas adquisiciones se efectuaron a empresarios cuestionados.

Ese incremento en las importaciones fue posible por los recursos liberados ante los atrasos en los pagos de los intereses de los bonos y el período de gracia con China que para esa fecha estaba vigente, indicó el economista, quien destacó que “el Gobierno ha usado mecanismos de ingeniería financiera para cancelar”.

Lee también
Asdrúbal Oliveros: Cada día que pasa Maduro en el poder, la crisis empeora

Desde octubre del pasado año, el Gobierno y Pdvsa se han retrasado en las cancelaciones de los cupones de los títulos y los montos pendientes con los tenedores de los papeles venezolanos superan los 3 millardos de dólares. No obstante, la industria petrolera ha efectuado desembolsos selectivos y ha atendido los intereses de los bonos 2022, los vendidos a Goldman Sachs a mediados del pasado año, y los bonos 2020, que tienen como garantía acciones de Citgo.

Financiamiento vía paralelo

Las importaciones privadas financiadas por el mercado paralelo se elevaron en el primer trimestre, según la información de la firma. Y ese comportamiento ha sido por la sequía de divisas oficiales.

El Gobierno este año decidió que solo se autorizarían dólares por medio del Dicom, dado que el Dipro (paridad de 10 bolívares) fue eliminado, pero a diferencia de las subastas del 2017, la disponibilidad de divisas en el sistema complementario de dólares ha sido menor.

Tras las sanciones del gobierno de Estados Unidos, que limitan las transacciones de los entes oficiales, Maduro expresó en septiembre de 2017 que las operaciones de Dicom serían a través de una “canasta de monedas”, pero dicho esquema no se concretó. En enero de 2018 fue cuando se reactivó el mecanismo, en que el que ya no venden Pdvsa, BCV y el Bandes, sino los privados, por lo cual la oferta es baja.

Ecoanalítica estima que las asignaciones por Dicom cayeron 56 %. En el primer trimestre se autorizaron 94,8 millones de dólares, mientras que en el mismo período de 2017 fueron 219,5 millones de dólares.

Lee también
El Aissami cambia a las cabezas de Corpovex y Cencoex

Frente a esas restricciones, aquellos privados que intentaron mantener sus operaciones en el país tuvieron que recurrir al mercado paralelo a fin de adquirir los insumos para producir.

La información revela que las compras externas privadas vía paralelo subieron 362 % y alcanzaron los 868 millones de dólares. El Gobierno ha llevado a los privados a tener que utilizar ese esquema al aprobar muy poco por los esquemas oficiales.

Esa mayor adquisición de bienes mediante el paralelo ha incidido en los precios de los bienes y servicios, ya desde diciembre del pasado año la inflación intermensual supera 80 %.

Oliveros expresó que en este segundo trimestre y más porque las elecciones fueron en mayo podría verse un leve aumento en las compras, sin embargo, advirtió que hacia el segundo semestre el comportamiento de las importaciones será más crítico, debido a que el período de gracia con China terminó y la producción petrolera —que está en 1,5 millones de barriles diarios— sigue deteriorada.

Foto referencial: Miguel González



Participa en la conversación