El abogado criminalista Fermín Mármol García sostuvo que las zonas de paz no solucionaron la inseguridad en el país, al contrario fortalecieron a los delincuentes y generaron más impunidad

Yohana Marra/@yohanamarra

Caracas. Las zonas de paz no debieron emplearse en el país. No han traído ningún logro. Así lo explicó el abogado criminalista Fermín Mármol García, basándose en los resultados que se han visto en Venezuela y en Centroamérica, donde tampoco dio frutos con la pandilla de las Maras.

Del Plan Pacificación provienen estas zonas de paz o corredores de paz, principalmente puestas en práctica en Valles del Tuy y Barlovento (aunque se ha expandido). Y se trata de que los jefes policiales o militares (según el país) por mandato del Estado negocien con las bandas criminales para que entreguen sus armas de fuego, a cambio de líneas de crédito para desarrollos, o facilitarles estudios.

“En Centroamérica no tuvo éxito primero porque los delincuentes no tienen palabra, los compromisos de los delincuentes tienen patas muy cortas, y segundo porque el estamento policial y militar está convencido de que negociar no es su papel. Ese plan no tuvo que traerse a Venezuela por esas razones”.

Para el experto esta mala decisión gubernamental generó que las bandas se fortalecieran, no entregaran sus armas ni cambiaran su actitud violenta, convirtiéndose en un fracaso total. “Los índices criminales aumentaron en esas zonas de paz y nos dejó un sinsabor”.

Territorios con más impunidad

Los antisociales deben ser tratados como tal y gracias a las zonas de paz ha sido todo lo contrario, de acuerdo con el criminalista. Principalmente porque las autoridades se sentaron frecuentemente con las bandas a negociar en vez de perseguirlos y llevarlos a procesos legales, respetándoles sus derechos humanos.

Lee también
Casa de la Moneda asume fabricación del billete de Bs 100.000

“Para que haya paz en un país tiene que haber justicia y no puede haber un plan que genere una cobija de impunidad. Deben presentarse a rendirle cuentas a la ciudadanía y una vez cumplan su condenan el Gobierno debe darles la mano para su inclusión a la sociedad y no al contrario”.

Idea “come flor”

Fermín Mármol aseguró que las zonas de paz parten de una idea “come flor” o cultura romántica, porque cree en la “buena fe” del malandro y no ha producido ningún logro para la seguridad de los venezolanos.

En países con alta incidencia criminal y de violencia las políticas públicas que se han empleado no son nada más para detener la inseguridad, si no para hacerla retroceder y han pasado por manos muy firmes. “Hace muchísimo tiempo en Venezuela esto no ocurre”.

Además son evaluadas en base a los resultados, con cifras, y no en base a las ganas que tienen las autoridades de hacer las cosas. “El Plan Pacificación y las zonas de paz no han dado esos resultados positivos”.

“Venezuela padece de alta incidencia criminal y alta incidencia de violencia, que no son lo mismo, porque hay un conjunto de crímenes que no son violentos y hay conductas violentas que no son crímenes. Es una sociedad cada día más violenta y eso debe tomarse en cuenta”.

Escuche la entrevista al abogado criminalista Fermín Mármol García:

Lea también: Zonas de paz: ¿Con qué se come eso?

Foto: Cristian Hernández



Participa en la conversación