Además del chavismo, Avanzada Progresista, MAS, Copei y partidos que apoyaron a Falcón participarán en los comicios, Javier Bertucci y Esperanza por El Cambio está en “veremos” y en el seno de la MUD “ni siquiera se ha discutido el tema”.

Caracas. El Consejo Nacional Electoral (CNE) no ha realizado la convocatoria formal, tampoco hay fecha y la única información que se maneja es la que han dicho algunos voceros del chavismo de que serán en diciembre de este año. Sin embargo, parece casi seguro que antes de que el año culmine Venezuela vaya a ir a un nuevo proceso electoral, el único pendiente para la “renovación de todos los poderes” que en su momento proclamó Maduro. Un evento electoral que, por los vientos que soplan, contará con los mismos protagonistas y con los mismos ausentes, quizá con el mismo resultado.

La presencia del chavismo es un hecho. Tan así que el partido de gobierno, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), estaría esperando a la realización de su Congreso Nacional para poder definir quiénes serán los candidatos que estarán en la eventual cita electoral de fin de año. La duda es: ¿Quiénes serán sus contrincantes?

Avanzada Progresista, MAS y Copei ya confirman su presencia

Bajo la bandera de la nueva alianza Concertación por el Cambio, los mismos partidos que apoyaron en su momento a Henri Falcón en las presidenciales de mayo —y que apenas lograron sumar 1,9 millones de votos (20.03 % del total)— estarán presentes en las elecciones a los concejos municipales. No es para ellos una situación ideal, como el propio Luis Romero, secretario general de Avanzada Progresista (AP), manifestó en una entrevista. Sin embargo, dicen no tener otra opción ante la falta de alternativas para enfrentar al Gobierno. Su lema en la campaña por el exgobernador de Lara sigue siendo el mismo: “¿Qué proponen los abstencionistas?”.

En el caso de AP la decisión se tomó los días 21 y 22 en un acto de dirección nacional ampliada al que asistieron unos 80 dirigentes nacionales y donde se debatió la posible participación en las nuevas elecciones. No todos estuvieron de acuerdo con ir, pero una vez que la mayoría aceptó acudir, todos se comprometieron a hacerlo aún con dudas.

“El voto sigue siendo la forma más eficaz de defender y conseguir condiciones electorales”, señaló Romero al ser preguntado sobre el tema, de hecho, sostuvo que para él, “el voto no es un simple ejercicio que corresponde a alguna coyuntura”. Insistió en que, a pesar de no conseguir la victoria de Falcón en las presidenciales, la peor actuación la dieron aquellos que llamaron a no participar.

Foto: Francisco Bruzco.

Pasaron 42 días desde las elecciones y no se produjo ningún tipo de reacción de las que creían los abstencionistas. El abstencionismo quedó desnudo, ese llamado se está notando en sus propias contradicciones, muchos de los partidos que llamaron a no votar están analizando el participar o no, afirmó Romero.

El político se muestra confiado en conseguir condiciones electorales similares o mejores a las de las presidenciales de mayo, y reitera que todas las denuncias que se realizaron ante el Tribunal Supremo de Justicia se pudieron hacer gracias a la participación, gracias “a que teníamos las actas en las manos”.

Pudimos hacer esas denuncias porque entre otras cosas teníamos las actas, por eso digo que la mejor forma de defender el voto es votando. Es la mejor forma de demostrar las marramucias. Si no se participa pasa lo que pasó en la Constituyente, el Gobierno anunció que obtuvo 8 millones y esa cifra quedó desmentida en las elecciones siguientes en las que ni siquiera se acercaron, reflexionó.

Luis Romero cree que la participación continua en procesos electorales ayudará a AP a crecer como partido, algo que espera que pase también con los demás partidos de Concertación por el Cambio, pero también manifestó que el partido tiene “una responsabilidad” al tener una de las pocas tarjetas opositoras: la de dar voz a los cuadros y liderazgos comunales.

De cara a las municipales no vamos a cometer el error de impulsar cuadros partidistas, vamos a ofrecer nuestra tarjeta para los liderazgos comunales, el concejal es el funcionario más cercano al pueblo. No es el momento de los partidos, vamos por los liderazgos naturales y apostar por ellos. Que la gente sepa que no se pueda regalar espacios al Gobierno. Vamos a poner nuestras plataformas. Esa es la invitación que hacemos a otros partidos de la MUD, que analicen si les parece bien entregarle más de 3000 concejales al Gobierno, expresó.

Temiendo la posibilidad de referendos revocatorios a diputados opositores de la Asamblea Nacional y, algo que dice “está por venir”, que sería un referendo consultivo para una nueva Constitución, Romero dijo que en realidad hubo pocas dudas sobre la participación de su partidos y sus aliados en las elecciones de diciembre. Una historia distinta es la del otro candidato que se midió a Nicolás Maduro: Javier Bertucci y los militantes de Esperanza por el Cambio.

Lee también
AD deja a la MUD y se lanza a recorrer el país

Esperanza por El Cambio sigue a la espera del visto bueno del CNE para ser partido

Si los que apoyaron a Henri Falcón van a participar, la lógica dicta que también lo harán aquellos que apoyaron a Javier Bertucci. Sin embargo, la participación de Esperanza por el Cambio no necesariamente depende de ellos sino del CNE.

Carlos Jiménez, jefe de campaña del expastor evangélico en las elecciones de mayo, explicó que actualmente toda la maquinaria que logró conquistar hasta 1 millón de votos en ese mes, está a la espera de convertirse en un partido político formal para poder participar en las elecciones a concejos municipales. Es algo que escapa de sus manos y que “requieren antes de debatir si se va o no a las elecciones”.

No tenemos la conversión a partido político todavía, primero resolveremos eso y luego tomaremos la decisión de si ir o no. Hay que recordar que nosotros postulamos a Bertucci como un grupo de electores y los grupos de electores no pueden postular candidatos sino una sola vez, detalló Jiménez quien también dijo que, aunque nada es oficial, es posible que si se oficializan participen.

Tenemos una estructura organizada, pero consideramos que no podemos tener expectativas hasta que tengamos la certeza, pero creo que hay una tendencia a sí participar a esta elección, soltó.

Foto: Prensa Esperanza Por El Cambio

La pregunta no es entonces si “los esperanzadores” participarán o no, sino más bien ¿Cuándo se volverán un partido? Una respuesta clara no existe.

Jiménez dice que el procedimiento ante el CNE ya se inició y que está “en manos del grupo jurídico”, ahora bien, dice que la única respuesta que han tenido es que les toca “esperar”.

El proceso está iniciado porque nos corresponde la transformación a partido político, nos han dicho que tenemos que esperar, no nos han tratado mal ni nada, solo que tenemos que esperar. Eso lo está manejando el grupo jurídico, manifestó.

El abogado de profesión también aprovechó el tema para coincidir con la postura de Luis Romero sobre la participación y dijo que la campaña de la MUD para no votar fue un error que “no trajo nada”.

El no participar no nos trajo nada, el participar nos trajo algo. Tenemos una crisis económica muy fuerte, no entendemos la agenda de quedarse esperando a qué. No lo vemos, socialmente estamos mucho peor y no vemos ningún plan que la abstención le haya generado algo al país. El país necesita buscar una realidad que le sea alcanzable ¿Qué otra salida tenemos aparte de la salida electoral?, se preguntó en relación con el pasado accionar de la Mesa de la Unidad, principal alianza opositora, que sobre las posibles elecciones de diciembre tiene una posición totalmente distinta.

En la MUD ni siquiera han discutido qué harán ante las elecciones

A lo que serían 5 meses para diciembre, mes en el que presuntamente se efectuarían las elecciones a los Concejos Municipales, la MUD aún no discute si participará o no, por ende, tampoco hay una estrategia a implementar en caso de otro llamado a no participar, así lo explicó Vicente Bello, miembro de Un Nuevo Tiempo y representante de la coalición ante el CNE, quien agregó que el foco actual de la Mesa es su reorganización interna.

Todavía no se ha discutido en la MUD ni en UNT, todavía no existe una posición oficial sobre ese tema. Cuando se convoque no creo que haya una posición hasta que se realice la convocatoria”, declaró el político. Y agregó que “la MUD ha estado concentrada en la reestructuración y la definición de la organización interna y eso no ha concluido y eso ha llevado a las situaciones públicas que ya han surgido como la salida de AD de la MUD”.

Foto: EFE

El dirigente, quien además dijo que la alianza no quiere dar mayores detalles sobre lo que fue la estrategia asumida durante las presidenciales porque es “un tema pasado”, explicó que aunque es su posición personal y no la de la MUD, todo parece apuntar a que no se participaría dado que la falta de condiciones electorales se mantienen.

“En primer lugar, se tomó una decisión sobre las presidenciales porque el CNE no garantizaba un arbitraje en ese proceso, esa situación no ha variado, eso obviamente va a influir en la decisión que se tome al respecto”, manifestó.

La reestructuración de la MUD parece ocupar la totalidad del tiempo de las discusiones en los días que sus dirigentes se reúnen y es por eso que seguramente no habrá un pronunciamiento hasta que se llamen a las elecciones formales, algo que da espacio a otra pregunta: ¿Cuál es la postura de los dirigentes y concejales?

Un llamado a defender los espacios conquistados

En el 2017 se llevaron a cabo elecciones municipales el 10 de diciembre, en aquel momento la MUD realizó su primer llamado a no participar en los comicios convocados por el CNE tras una orden de la Asamblea Constituyente, esa decisión fue acatada por la gran mayoría de los partidos políticos quienes instruyeron a sus candidatos y dirigentes políticos a no participar en aquella contienda. Sin embargo, la no participación no fue unánime.

Gustavo Duque en Chacao, Elias Sayegh en El Hatillo y Darwin González en Baruta, fueron los casos más emblemáticos de dirigentes que se separaron de sus partidos para participar en las elecciones, esto haciendo un llamado a no regalar espacios históricamente opositores. Un llamado similar se está haciendo en la actualidad.

Duque, actual alcalde de Chacao, dijo esto mismo en un reciente encuentro de los 20 alcaldes opositores del país donde manifestó que, al menos él, “defendería el municipio”.

Vamos a defender a nuestro municipio como lo defendimos en el pasado, nosotros no vamos abandonar a nuestro municipio, ni a nuestros electores, ni nuestros espacios políticos”, manifestó en declaraciones tras el encuentro con sus homólogos.

Jesús Armas, concejal de Caracas por Primero Justicia (PJ), es justamente uno de los que tendría que defender su cargo en una posible contienda electoral, algo que, como él explica, no es la postura de su partido. De hecho, ese tema apenas se empieza a discutir.

Foto: Mariana Mendoza

“En PJ estamos empezando a discutir el tema, pero tenemos una posición clara de no participar en elecciones que no le resuelven nada al país y que no tienen condiciones democráticas. La verdad es que creo que no vamos a participar”, explicó Armas.

Ahora bien, el concejal sí tiene una divergencia con la línea de su partido, una posición que de hecho lo acerca a la de Gustavo Duque: la de defender los lugares que se han conquistado. Esa, como él señala, es su posición personal, no la de Primero Justicia.

A título personal creo que deberíamos participar en lugares donde tenemos gobierno local o donde está la oposición, caso Chacao, Baruta o El Hatillo, porque gobernar donde no se tiene el poder legislativo municipal es muy difícil, es casi imposible con un concejo rojo. Quizás en una democracia se podría, pero no estamos en una”, concluyó.

Fotos: Archivo Crónica.Uno



Participa en la conversación