El lunes se difundió un video en el que funcionarios policiales de ese estado se enfrentan a una comisión del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro para liberar a tres compañeros que habían sido arrestados por pedir dinero para entregar un carro. Autoridades regionales se pronunciaron una semana después.

Ciudad Guayana. El lunes, mientras el gobernador de Bolívar, Francisco Rangel Gómez, se ocupaba de arengar a una multitud congregada en una calle de Ciudad Bolívar y de recibir al buró nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV); en redes se difundía un video que mostraba a funcionarios de su policía estadal tiroteando una patrulla del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas) de la Guardia Nacional.

Pero no era un video del momento. El incidente ocurrió el martes 9 de agosto y fue grabado por uno de los policías. Algunos medios regionales informaron sobre el hecho. Ya el miércoles, el asunto era noticia. Sin embargo, ni Rangel Gómez ni su secretario de Seguridad ciudadana, el general Gilberto Velazco, declararon. Hasta este martes.

Enfrentamiento. Tiros. Suena más a guerra entre bandas. Pero no fue eso, sino tal cual: un encontronazo entre  uniformados de dos instituciones. Los del Conas acudieron a la comisaria Simón Bolívar, en el centro de San Félix, para acompañar a un hombre que denunció a cinco policías por extorsionarlo, para que le devolvieran su carro. Todo, en realidad, era una entrega controlada.

En un primer momento, el GAES capturó a tres policías. No obstante, cuando iban por los otros dos comenzó lo que quedó registrado en el video: un policía que desafía a un militar para que se enfrenten “tiro a tiro a ver si son malotes”.

Lo que sigue son disparos a los cauchos de la patrulla del GAES y la liberación de los funcionarios de la Policía del Estado Bolívar (PEB). Al fondo de la imagen se vislumbran un logo y una inscripción: “Gestión Francisco Rangel Gómez”.

Lee también
En El Valle describieron como un infierno tiroteo que dejó 6 muertos

Sacudida obligada

El lunes en la noche, día de la difusión del video, tuvo lugar otro enfrentamiento, pero no de tiros sino de dimes y diretes.  Tampoco sucedió en comisaría alguna, sino vía Twitter. Los protagonistas: las cuentas @GNB_CONAS y @Prensa_PEB.

La primera acusaba a la segunda de entorpecer el trabajo de sus funcionarios; la segunda se empecinaba en señalar que no había orden de captura contra los implicados. Aunque obviaba un detalle: los tres que fueron arrestados y, en minutos, liberados, fueron capturados en flagrancia.

Durante su programa semanal Gobierno al día, la mañana del martes, Rangel Gómez ordenó una investigación sobre el caso, “salga quien salga” de la institución policial.

El mismo martes, el Ministerio para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz ordenó a una comisión hacer las indagaciones pertinentes al caso. A finales de la tarde del pasado miércoles, seis policías se entregaron en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Sus nombres: Gerardo Freire, Erick Gómez, Junior Martínez, Luis Carrera, Clarisse Delsine y Douglas Ramos. Todos comparecerán ahora ante la Fiscalía Primera del Ministerio Público (MP). Las cosas se precipitaron el mismo miércoles en la tarde, luego de una reunión de la Región Estratégica de Defensa Integral de Guayana (REDI-Guayana). Rangel Gómez, por cierto, no estuvo. Al menos, la red de extorsión policial quedó al descubierto.

Foto cortesía Correo del Caroní


Participa en la conversación