Varios de los asistentes a la marcha del oficialismo le entregaron papelitos al ministro Elías Jaua solicitándole la incorporación a la Misión de Hogares de la Patria, otros pedían vivienda.

Caracas. Mientras la movilización de la oposición fue reprimida en Plaza Venezuela para impedir que llegara a la Asamblea Nacional, el oficialismo sí marchó desde la Plaza Morelos hasta la esquina de San Francisco frente al Parlamento. Pero en la concentración no faltaron las críticas a la fiscal Luisa Ortega Díaz, quien el pasado viernes dijo que las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) contra los diputados eran una ruptura del orden constitucional.

La marcha arrancó cerca de la 1:00 p. m. y al llegar a la sede del Ministerio Público (MP) en Parque Carabobo los asistentes se detuvieron por unos minutos y en ese punto gritaron que ellos sí “defienden la Constitución”. En el medio de la marcha estaban con bandera en mano, el diputado y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello; el alcalde del municipio Libertador, Jorge Rodríguez, el coordinador de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), Freddy Bernal; el ministro de Inversión Extranjera, Jesús Faría y los diputados Tanía Díaz, Víctor Clark y Jesús Montilla.

En el tiempo que estuvieron todos en la Fiscalía, varios de los asistentes calificaron a Ortega Díaz de traidora. Abril Ramírez, médico integral de Vargas, aseveró que “la fiscal es una traidora, ella pesca en río revuelto”.

El pasado lunes y miércoles, el TSJ publicó dos sentencias contra la inmunidad parlamentaria y las facultades de la Asamblea Nacional. Luego el viernes, la fiscal señaló que esas decisiones eran ruptura del orden constitucional. Ese mismo día en la tarde, el presidente Nicolás Maduro dijo que había un “impase” entre las instituciones y llamó al Consejo de Defensa. El sábado, el TSJ emitió unas sentencias aclaratorias. No obstante, las limitaciones al Parlamento se mantienen en otras 50 decisiones y las aclaratorias no se han publicado.

Para Abril, que trabaja en un consultorio, la fiscal no tenía que hablar. Posición que fue compartida por Carmen Rojas, una jubilada que apuntó que “el que sabe de leyes es Herman Escarrá [abogado], no ella” y al igual que la médico integral, reiteró que “la fiscal es una traidora”.

Como las dos seguidoras del oficialismo, Ernesto Gómez, empleado público, apuntó que la crisis actual fue provocada por la fiscal.

Al pasar el MP, la marcha siguió hasta la esquina de San Francisco donde estaba una tarima desde la cual se dirigieron los miembros del PSUV, encabezados por Cabello.

Ya el parlamentario había hablado a los asistentes antes de que arrancara la movilización. Cerca de la estación de Bellas Artes apuntó que la AN es ilegal y no puede destituir a los magistrados.

Tras escuchar al diputado Cabello en ese primer discurso, varios trabajadores de entes públicos, que pidieron mantener sus nombres en reserva, comentaron que no entendían porqué el expresidente Hugo Chávez había escogido a Maduro y no a Cabello.

Cabello tiene más fuerza, Maduro es débil”, dijo un empleado.

Lee también
Manifestantes batallaron durante cinco horas con militares, policías y “colectivos”

La movilización terminó con las palabras de Cabello y Rodríguez. En el cierre, el diputado arremetió contra la oposición y dijo: “Se lo juramos, no van a poner jamás un pie en Miraflores, no van a sacar a Maduro”.

La concentración oficialista, que en gran medida contó con trabajadores, consejos comunales y representantes de los Clap, llegó hasta la esquina El Chorro, de manera que ocupó tres cuadras de la avenida Universidad.

Algunos de los asistentes manifestaron que participaron en esa marcha para apoyar a Maduro. Yginia Múñoz y Hernán Soto son dos de ellos, aunque hoy día no tienen trabajo.

Yginia laboró hasta este lunes en una cooperativa de los Valles del Tuy, porque no le pagaron. Durante un tiempo estuvo en una empresa de vigilancia y se fue para la cooperativa, pese a no tener sustento continúa apoyando “el proceso”.

Héctor tampoco tiene empleo formal. Estaba en la marcha porque considera que “hay que defender el país”. Hasta hace poco trabajó en un medio comunitario, donde el sueldo era bajo. Ahora comenzó a asesorar a un Clap que elabora jabones artesanales en Caricuao.

Papelitos por misiones y viviendas

18 años después, los seguidores del oficialismo continúan entregando papelitos a los ministros y diputados para que les resuelvan sus problemas. Y aunque las autoridades se jactan en señalar que se destinaron más de 600 millardos de dólares a la inversión social en 14 años, los afectos al chavismo continúan buscando apoyos.

Este martes en la concentración, personas de Caracas, Vargas y Valles del Tuy esperaban a los funcionarios y los diputados en las cercanías de la tarima que fue ubicada cerca de la estación Bellas Artes.

Al llegar el ministro de Educación, Elías Jaua, varios corrieron tras él a entregarle papelitos en los que pedían ayudas, y en especial, la asistencia que da la Misión Hogares de la Patria. Una de ellas fue María Meza, una jubilada que vive en Altagracia, y que contó que su ingreso no le alcanza para sostener a su familia, por ello, pide la incorporación a la Misión, que otorga una ayuda de 50.000 bolívares mensuales.

El presidente Nicolás Maduro asegura cada semana que se han entregado más de 1,5 millones de viviendas, pero muchos les dieron papeles a Jaua y a Cabello con sus datos para que les den una casa.

Gonnis García habita en los Valles del Tuy, no tiene trabajo y lo poco que devenga es de la venta de helados. Fue a la marcha con un objetivo: pedir una vivienda. “Ya tengo el carnet de la Patria, ahora solicito la vivienda. No puedo seguir arrimada en casa de mi exsuegra”, apuntó esta madre de dos hijos que añadió que sufre para poder darles de comer.

Como García estaba Yamileth Torres, que también es de los Valles del Tuy. Señaló que cuando se creó la Misión Vivienda ella se registró, pero aún no le asignan la casa. “Desde el 2011 me inscribí y no entiendo porqué no me la entregan”.

Las peticiones llegaron a empleos y apoyos a proyectos productivos. Dichas solicitudes fueron realizadas al ministro de Inversión Extranjera, Jesús Faría, que se limitaba a señalar que se acercaran a su despacho en la avenida Urdaneta.

Fotos: Mayela Armas


Participa en la conversación