La emisión privada realizada a fines de diciembre evidencia que el Ejecutivo cancela deudas comerciales con más endeudamiento.

Caracas. La administración de Nicolás Maduro terminó el 2016 acelerando el endeudamiento, lo que impactará en las cuentas fiscales a futuro debido a que más ingresos se tendrán que orientar a la cancelación del capital e intereses de los bonos, esto, a su vez, restará fondos a áreas fundamentales.

El 29 de diciembre, el Ministerio de Finanzas efectuó una colocación privada de títulos al Banco de Venezuela por 5 millardos de dólares, que se usarán para atender las deudas con empresas de alimentos y salud, según fuentes oficiales. Pero dichos instrumentos, una vez que salgan al mercado internacional, incidirán en el saldo de la deuda externa.

El economista Orlando Ochoa explicó que “la República no verá ingresos por esa emisión. Se endeuda para cancelar deuda comercial, que luego se convertirá en deuda financiera”.

Lee también
Emiten bonos por $5 millardos para el Banco de Venezuela

Al cierre de septiembre de 2016, la deuda externa del Gobierno central estaba en 41,9 millardos de dólares, y de esa cantidad, 31 millardos de dólares eran bonos, monto que se incrementará con la última operación de Finanzas.

Desde 2011 no se efectuaban emisiones de bonos denominados en dólares. Tras esas operaciones, la estrategia del despacho fue hacer colocaciones en el mercado interno. Sin embargo, el endeudamiento de años anteriores ha impactado en las finanzas.

En cada ejercicio, el Gobierno central ha tenido que orientar una mayor cantidad de recursos al servicio de la deuda pública, y del presupuesto nacional, 20 % va para esas obligaciones.

En 2016, cumplir con los pagos de deuda que estuvieron por el orden de los 10 millardos de dólares, fue un dolor de cabeza para Finanzas y Pdvsa por el menor flujo de ingresos.

Ante el descenso del precio del petróleo, que el pasado año promedió 35 dólares, el Ejecutivo tuvo menos dinero, lo cual se reflejó en las reservas internacionales, que son las que se emplean para las importaciones y el pago de deuda pública, y que cerraron el ejercicio en 11 millardos de dólares.

Solamente para este año, el servicio de deuda externa del Gobierno central es 5,6 millardos de dólares, lo que compromete más las estrechas finanzas.

Pero hay más: cancelar esas obligaciones ha llevado a Maduro a recortar las asignaciones de divisas para las importaciones de insumos y materia prima. Ya con un barril de 100 dólares, las autoridades dieron menos dólares a las industrias y con un precio de 35 dólares, el descenso fue más fuerte.

Por ello, Henkel García, director de Econométrica, explicó que “desde hace cuatro años eran claros los problemas, por lo cual el Gobierno tenía que haber evitado el endeudamiento (…) Hubo un endeudamiento sin prever que el precio del petróleo bajaría”.

Lee también
La economía en 2017: Más deterioro de la producción, escasez y alta inflación

Los gremios estiman que la deuda en dólares asciende a 12 millardos, y por ejemplo, con el sector alimentos es de 1,6 millardos de dólares y con el sector salud supera los 4 millardos de dólares.

A principios de 2016, el Gobierno pagó a tres laboratorios con bonos, ahora se endeuda para soportar los compromisos con los privados. Ochoa apuntó que esa medida “es porque tienes trancas con muchos proveedores. No obstante, te endeudas para atender deuda comercial”. Para García “esto es un esquema especulativo”.

Fuentes oficiales comentaron que las autoridades están definiendo la lista de empresas a las cuales se les cancelarán con títulos.

La emisión, que fue privada, también genera dudas. El economista indicó que “la operación no es transparente porque el Banco de Venezuela maneja el Dicom [dólar complementario] y además la emisión”. La duda se extiende a quiénes serán los beneficiados con los papeles.

Foto referencial: AVN


Join the Conversation