Importaciones privadas se desplomaron 92% en cinco años

importaciones privadas

Aunque las compras externas cayeron, el pasado año los entes oficiales fueron los que hicieron las mayores adquisiciones. Del total de importaciones, 83 % fueron públicas.

Caracas. La sorpresiva publicación de los datos del Banco Central de Venezuela (BCV) sobre el desempeño de la economía muestran el colapso que vive el país desde hace cinco años. La información revela un desplome de las importaciones que llevó a la paralización de los sectores clave.

En 2018 las adquisiciones de bienes en el exterior ascendieron a 14.886 millones de dólares, 74 % menos que en 2013, cuando se ubicaron en 57.183 millones de dólares.

Pero los datos del instituto emisor por áreas evidencian que las compras del sector privado fueron las más golpeadas por las restricciones en el acceso a las divisas oficiales. En 2018, las importaciones de las empresas alcanzaron los 2468 millones de dólares, mientras que en 2013 sumaron 30.224 millones de dólares, un retroceso de 92 %.

El declive

En 2012, año de elecciones presidenciales, las compras de bienes en el exterior alcanzaron el récord de 65.951 millones de dólares. Meses después funcionarios denunciaron que parte de esas adquisiciones fueron ficticias. Luego en 2013, inicio de la presidencia de Nicolás Maduro, las autoridades anunciaron un recorte en la entrega de dólares oficiales, pese que a todavía había un alto volumen de ingresos petroleros.

En ese período, las importaciones descendieron 12 % y desde ese momento el declive siguió.

Para atender la demanda de los privados, el Gobierno decidió que las aprobaciones de billetes verdes serían por dos vías, pero las autorizaciones por los dos sistemas fueron insuficientes para la demanda de las industrias. De hecho, a lo largo de cinco años la administración de Maduro creó unos seis sistemas alternos en materia cambiaria que encontraron un gran obstáculo: la baja oferta de divisas.

Lee también
No hay trato especial para los niños que sacan su primera cédula en el Saime

Esa merma se reflejó en el deterioro de la producción. Las cifras del BCV muestran que la actividad manufacturera cayó 46,1 % en el tercer trimestre de 2018 y acumula 19 trimestres de hundimiento. En el detalle de la información oficial se observa que la fabricación de varios rubros alimenticios disminuyó entre 30 y 50 %.

El peso del Estado

Al igual que las compras privadas, las públicas también descendieron, aunque en menor proporción.

En 2018, las importaciones del Estado alcanzaron los 12.398 millones de dólares, 53 % menos que hace cinco años cuando llegaron a 26.599 millones de dólares.

En esas importaciones estatales del pasado año incidió la adquisición de bienes por parte de la industria petrolera, que en gran medida consiste en crudo e insumos para procesar combustible.

Las compras no petroleras retrocedieron 75,6 % al pasar de 13.843 millones de dólares en 2013 a 3.367 millones de dólares el pasado año. Esas adquisiciones abarcaron los alimentos que se distribuyen a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) y que se traen de México, Turquía, Brasil y Colombia.

Pero esas importaciones públicas fueron superiores a las privadas y el Estado sigue teniendo el dominio en las adquisiciones de materia prima y equipos.

Del total de compras del pasado año por 14.886 millones de dólares, 83 % fue del sector público.

El Estado hasta el 2018 era el encargado de traer productos terminados e insumos para ofrecerlos a los privados, pero en este 2019 la estrategia ha cambiado y se ha permitido a las empresas comprar directamente sus materiales, sin embargo, los ajustes llegan con retrasos y se registran cuando la oferta de dólares es menor.

Lee también
Disminuyen los productos de la caja y aumenta el chantaje para la venta del Clap

Participa en la conversación