Jubilados y pensionados sobreviven sin HCM ni seguro funerario y con ingresos paupérrimos

Protestaron frente a la sede del Ipasme, en el centro de Caracas. Denunciaron que con la reconversión monetaria de agosto de 2018 comenzó un proceso de coculcación de derechos laborales por parte del gobierno de Nicolás Maduro que lanza por tierra años de lucha gremial. Convocan a todos los jubilados y pensionados de Caracas a protestar el próximo 25 de mayo, Día del Adulto Mayor.

Caracas. Durante la mañana de este martes, jubilados y pensionados integrantes de la Intersectorial Nacional de Jubilados y Pensionados de Venezuela (INJP) protestaron frente a la sede del Instituto de Previsión y Asistencia Social para el Personal del Ministerio de Educación (Ipasme).

Aunque provenían de distintas instituciones de la administración pública (Ministerio de Salud, del IVSS, del Ipasme, de la Cancillería), se apostaron frente al Ipasme con el propósito de hacer llegar a las autoridades de esta institución, y a la ciudadanía, sus denuncias y reclamos por la regresión que en materia de derechos laborales sostiene el gobierno de Nicolás Maduro desde agosto de 2018, cuando puso en marcha la reconversión monetaria.

Evelia Serpa trabajó como enfermera en el Ipasme durante 25 años. Este martes, en plena vía pública, alzaba su voz de protesta.

Evelia Serpa, licenciada en Enfermería jubilada del Ipasme. Foto: Gleybert Asencio

«Estamos aquí porque no tenemos el HCM, nos quitaron el servicio de funeraria, en el Ipasme no hay ningún tipo de insumo, aquí llega alguien herido y se va igualito porque no tenemos qué darle; nada más está trabajando el personal de enfermería y lo hace por vocación porque ahí no hay nada», reclamó Serpa.

La enfermera de 70 años dijo que con el ajuste salarial que se hizo recientemente solo podrá comprar jabón en polvo cuando se lo paguen.

Lee también
Médicos residentes del HCM tienen 6 meses sin cobrar mientras los postgrados se quedan desiertos

«Estamos manifestado nuestro descontento con un Gobierno que ha implementado políticas de hambre y de agustia», dijo Luis Cano, coordinador de la INJP, quien cuestionó el ajuste del último salario mínimo que, a su juicio, se hizo de manera clandestina.

Luis Cano, electromecánico jubilado del Ipasme. Foto: Gleybert Asencio

¿Qué hace un pensionado con 40.000 bolívares? Eso se traduce en 1300 bolívares diarios. ¿Qué puede comprar un pensionado con eso cuando un pan campesino vale 2500 bolívares? Un blíster de losartán potásico cuesta 18.000 bolívares, y solo trae 10 pastillas«, detalló Cano, quien es electromecánico jubilado del Ipasme.

Aseguró estar en la calle desde el año 2009 luchando por sus derechos laborales.

Manuel Rodríguez, jubilado del Ministerio de Relaciones Exteriores, agradeció la oportunidad de dirigirse al país y anunció que mantendrán actividades de protesta porque todos los trabajadores, activos y jubilados, están sufriendo los mismos problemas.

Manuel Rodríguez, jubilado del Ministerio de Relaciones Exteriores. Foto: Gleybert Asencio

«Estamos tratando de sobrevivir. No tenemos cómo vivir dignamente como lo establece la Constitución. Todos estamos en salario mínimo, y quién puede vivir con un salario mínimo», expresó Rodríguez.

Afirmó que no les han pagado los bonos desde agosto de 2018, y que todos los derechos que habían ganado los jubilados en la lucha gremial los han perdido.

«Cada vez que conversamos con la autoridades, lo que hacen es jugar ping pong con nosotros, nos ofrecen cosas y no cumplen, dicen que nos vamos a reunir y no acuden a las próximas citas, niegan realidades, se hacen de oídos sordos, no responden a los planteamientos que hacemos», sostuvo.


Participa en la conversación