Los fiscales de la Sundde le señalan a los encargados de los establecimientos que todo lo que reciban sea a precio del 15 de diciembre de 2017.

Caracas. Las inspecciones de la Superintendencia para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) continúan en los supermercados y la medida trae como consecuencia menos disponibilidad de productos y dificultad para reponerlos.

El pasado viernes, el organismo fiscalizó las cadenas de supermercados y ordenó la rebaja de precios. Tras el operativo se registraron largas colas en los establecimientos debido a que las personas esperaban comprar “barato” los alimentos, así como artículos de higiene personal y de limpieza.

La Sundde estableció un conjunto de lineamientos entre los que estaba ajustar los precios de todos los productos al 15 de diciembre sobre los inventarios existentes. Pero en los establecimientos, las acciones de los fiscales han variado. En algunos comercios, han ordenado bajar los precios a casi todos los productos y en otros el ajuste se ha efectuado a unos 10 artículos.

Este lunes, en varias cadenas de supermercados los anaqueles ya no tienen suficientes productos. De alimentos quedan salsas de tomate, aceite, vinagre, enlatados, agua, cereales, adobos, queso, jamón, chucherías, perrarina, detergente y productos de limpieza.

Lee también
Las rebajas de la Sundde no llegaron a las tiendas Clap

Para este martes, los fiscales seguirían las inspecciones y las órdenes de rebajas de precios estarían en charcutería y cereales, indicaron los trabajadores.

Fuentes del sector empresarial señalaron que frente a la inspecciones, la reposición de inventarios tardará. Comentaron que los fiscales insisten en que los artículos se tienen que vender al valor de mediados de diciembre, pero a las industrias se les dificultará despachar productos a los precios de hace un mes.

Al segundo trimestre del pasado año, la encuesta de coyuntura de Conindustria reveló que 80 % de las empresas notificó que habían bajado la producción, lo que se reflejó en las fallas de abastecimiento. Y en octubre la producción de alimentos —según los datos de Cavidea— disminuyó 15,76 %, siendo el descenso más fuerte la elaboración de harina de maíz, harina de trigo, arroz, sardina, atún, salsa de tomate.

La actividad de las industrias se ha desplomado por el recorte en la entrega de billetes, la escasez de insumos nacionales, las regulaciones y la baja demanda. Desde hace cinco meses, por ejemplo, las empresas no reciben dólares por la vía del sistema de tipo de cambio complementario (Dicom) y aquellos que intentan mantener sus operaciones han tenido que recurrir al mercado paralelo, lo que impacta en los precios.

Apenas el viernes fue que el presidente Nicolás Maduro dijo que el Dicom se reactivaría, y este lunes el presidente del Banco Central de Venezuela, Ramón Lobo, expresó que la propuesta del Jefe del Estado la discutirán lo más rápido posible y en los convenios cambiarios estarán las líneas del mecanismo complementario. No dio fechas.

Extiende la distorsión

El Centro de Divulgación del Conocimiento Económico (Cedice) en un comunicado manifestó que la orden de bajar los precios en los supermercados perpetúa la distorsión económica del país para usar el hambre como mecanismo de control de la ciudadanía.

Agregó que “el objetivo de la destrucción del aparato productivo genera como consecuencia escasez y desabastecimiento”.

Foto: Mayela Armas


Participa en la conversación