En enero de este año llegó un despacho de más de 30 rubros alimenticios, los cuales —según los trabajadores— no aparecen en las despensas. Entre los productos desaparecidos están 15 cajas de carne, para un total de 420 kilos. La mayoría de esos insumos debía durar entre tres y cuatro meses.

Caracas. Con total asombro trabajadores ligados al sindicato del hospital Psiquiátrico Jesús Yerena de Lídice denunciaron que a los pacientes les están dando más legumbres que proteínas. Ello se debe a que el lote de comida que entró a las despensas en enero pasado se desapareció como por arte de magia. No duró ni 15 días en la cocina, según Peter Contreras, delegado sindical.

De acuerdo al acta de entrega, recibida en su momento por el licenciado Miguelangel Hernández, coordinador de Administración, y que levantó Michelle Vallenilla, coordinadora de Cocina —a quien además el director Ángel Riera le pidió que entregara el cargo— el pasado 22 de enero al hospital entraron más de 30 rubros de alimentos, líquidos y sólidos que incluso tenían el detalle de la fecha de cuánto debían durar cada unidad.

Al hospital entraron 320 kilos de leche, 200 kilos de azúcar, 265 de arroz, 240 otros de aceite, 273 kilos de harina precocida, 72 kilos de caraotas, 210 kilos de pasta corta, 15 cajas de carne para un total de 410 kilos, entre otros productos como hortalizas y frutas.

En el caso de las hortalizas y frutas se tenía previsto que la duración sería de 8 días, ya que todos los lunes se retira el despacho en el almacén de Mercal-La Yaguara.

El resto de los insumos, más perecederos —como el arroz, por ejemplo— calcularon que durarían hasta el 10 de marzo, el azúcar hasta el 19 de abril, la harina precocida hasta el 20 de marzo y la pasta corta hasta el 10 de abril de este año.

Contreras dijo que el director Riera le pidió a Vallenilla que entregara su cargo y ella tuvo que levantar un informe con lo que había en la cocina. Ella dejó constancia incluso de los productos que tenía el hospital en reserva, como por ejemplo 4 cajas de carne para un total de 112 kilos y 80 litros de leche. Luego nos dimos cuenta de que a los pacientes les estaban dando hortalizas e incluso una vez les sirvieron una guayaba con arroz, pedimos revisar las despensas y fue cuando conocimos que no había nada en los depósitos.

Lee también
Pacientes psiquiátricos: Condenados a llevar una vida miserable (I)
A los pacientes les piden todo tipo de insumos.

Contó que hicieron la denuncian en la Secretaría de Salud, pues en menos de 15 días todo eso desapareció del hospital. No llegó ni siquiera al 1° de febrero. También ante la Dirección consignaron la queja “y lo que hicieron fue señalar a dos trabajadores a quienes los metieron en Asesoría Legal. Pero nada se ha solucionado hasta entonces y a los pacientes les siguen dando hortalizas y de vez en cuando proteínas”.

El director Riera salió de la Dirección, según la información suministrada por Contreras. Sin embargo, la nueva administración lo que les ha dicho es que la prioridad en la alimentación la tienen los chamos de las escuelas.

Otra de las cosas que se develó en el informe presentado por la antigua coordinadora de la Cocina, fueron las fallas en los bienes: de tres congeladores dos están inactivos, el carro término está inoperativo y, además, falta personal para descargar el pedido que llega al hospital, donde están recluidos 55 pacientes y otros 5 con hospitalización parcial. A todos les piden insumos como tubo para laboratorio, bolsas para la ropa sucia, envases y cubiertos desechables.

Fotos: cortesía trabajadores


Participa en la conversación