Los ciudadanos tienen que pasar varias veces las tarjetas si sus compras superan los 20 millones de bolívares porque los sistemas tienen limitaciones.

Caracas. Los montos elevados de las facturas de pago generan problemas en los comercios, y a los consumidores, debido a que los sistemas ya no soportan cantidades tan altas. Esto trae como consecuencia que las tarjetas (de débito y de crédito) deben ser pasadas  varias veces por los puntos de ventas para cancelar las compras, lo que agrega un elemento adicional para que las colas no fluyan.

Aura Gómez, una ama de casa, pasó casi tres horas de un sábado en la cola de la caja de un supermercado debido a que el proceso de cancelación de las compras estaba lento y la razón de esa situación fue que aquellos que tuvieran que pagar más de 20 millones de bolívares fueron obligados a pasar tres o cuatro veces sus tarjetas de debito o de crédito.

En varias cadenas de supermercados los sistemas están adaptados para aceptar compras de hasta 20 millones de bolívares, por tanto, si la cantidad de bienes a pagar es, por ejemplo, 26 millones de bolívares, se deben efectuar dos operaciones. Esto le sucedió a Gómez, cuyo mercado consistió en dos bandejas de carne, un litro de aceite, unos vegetales y medio cartón de huevos.

Comenta que la familia que estaba delante de ella tenía un mercado de 62 millones de bolívares, por lo cual los cajeros tuvieron que efectuar cuatro transacciones. En la medida en que se registraban más operaciones por montos altos, se retrasaba la cancelación.

Lee también
José Guerra califica 2018 como "el año de la catástrofe" en materia económica

Fuentes del sector supermercados señalan que los sistemas no aguantan tantos ceros, y por ello, apuntan que se requiere el recorte de los tres ceros más que todo por los sistemas.

Las etiquetas ya adaptaron la expresión de precios en Bolívares Soberanos.

El Gobierno contempla realizar la reconversión monetaria para el 4 de agosto. En la última reunión que sostuvo el vicepresidente de Economía, Tareck El Aissami, con representantes de la banca a principios de julio, el funcionario les manifestó que la fecha se mantiene.

Fuentes financieras indicaron que las adecuaciones ya están listas y en pruebas, y las fuentes del sector privado añaden que al menos los supermercados, que son los más urgidos con los cambios, pueden adaptarse.

Sin embargo, fuentes oficiales señalan que han llegado pocos billetes del nuevo cono monetario. Los diputados de la Comisión de Finanzas apuntan que no se descarta otra extensión, pero las autoridades no han dado precisiones.

Los montos de las compras son elevados porque el país está en hiperinflación. Frente a una baja oferta de bienes, el Banco Central de Venezuela imprime bolívares de manera desordenada para atender las necesidades del sector público, lo que presiona los precios.

Los ciudadanos requieren cada vez de más bolívares para adquirir un bien esencial. La inflación anualizada a junio estaba en 46.305 %, según la Asamblea Nacional.

Foto referencial: Cheché Díaz


Participa en la conversación