A partir del 16 de enero circularán las nuevas piezas de 500 bolívares. El Jefe de Estado autorizó las operaciones de las casas de cambio en la frontera.

Caracas. El 11 de diciembre pasado, el presidente Nicolás Maduro ordenó retirar el billete de 100 bolívares, porque “las mafias” se lo estaban llevando. Este 9 de enero, admitió que había escasez de papel moneda y que no tenían disponibilidad para cancelar las pensiones.

Hace un mes, el mandatario dio un plazo de 72 horas para que los ciudadanos depositaran los billetes de 100 en los bancos. La medida generó un caos porque las personas se comenzaron a quedar sin efectivo. En el interior del país la crisis fue mayor, lo que llevó a protestas que terminaron en saqueos y muertes. Luego de los sucesos, Maduro decidió extender la circulación del billete hasta el 2 de enero y después hasta el 20 de enero.

Este lunes el Jefe de Estado destacó que “hubo una guerra monetaria contra el país por DólarToday. Investigamos en el curso de varias semanas y descubrimos que la base del sostenimiento de ese dólar falso era el robo del billete de 100 bolívares”. Pero tras ese señalamiento, reconoció que no había papel moneda para atender los compromisos.

“En el momento en que decidí dar 72 horas como medida radical para el reingreso de los billetes de 100 bolívares no teníamos piezas ni para un día de funcionamiento. Había 18 millones de billetes de 100 y debíamos pagar 120.000 pensiones y teníamos para pagar 600”, dijo el Presidente, quien añadió que “en 72 horas, gracias a la voluntad nacional, el Gobierno logró recoger 80 % de los billetes de 100 del país, un total de 5.000 millones de billetes, ahora tenemos en circulación 1.700 millones y 3.300 millones están en sus bóvedas. Recapitalizamos los bancos”.

El monto recogido equivale a 80 % de las piezas de 100 que estaban en circulación en diciembre, que fueron 6.253 millones.

En la banca ha habido escasez de billetes. Entre noviembre y diciembre, las remesas enviadas por el Banco Central de Venezuela (BCV) a las instituciones financieras fueron insuficientes para atender la demanda, que se disparó por el gasto del Gobierno y el salto en los precios.

De hecho, las cifras del Central muestran que en 2015 la emisión de billetes creció 58 %, mientras que la inflación, de acuerdo con las estimaciones de las firmas económicas, fue casi 500 %. En este 2017 la crisis de efectivo ha persistido.

Días antes de que se ordenara el retiro de los billetes, las autoridades anunciaron que el nuevo cono monetario entraría en vigencia a partir del 15 de diciembre, no obstante, salió el billete de mayor denominación sin que entraran las nuevas piezas, que comenzaron a llegar al país por cuentagotas.

La estructura del cono contempla monedas de 10, 50 y 100 bolívares y billetes de 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000 bolívares. Maduro dijo en cadena nacional que a partir del 16 de enero comenzarán a circular los nuevos billetes. Por los momentos, hay monedas de 50 y en la banca pública.

“El lunes 16 entrarán en circulación los nuevos billetes. Tenemos 600 millones de piezas de 500, 4,5 millones de 5.000 y 2,9 millones de 20.000”, añadió. Según los datos del Jefe de Estado, hay 607 millones de piezas nuevas. A diciembre, el número de billetes en circulación era 13.264 millones.

Lee también
Ajuste salarial pone en riesgo los puestos de trabajo

Libre convertibilidad de pesos y bolívares

Además de informar sobre los billetes, el Presidente autorizó la apertura de casas de cambio en la frontera para permitir la libre convertibilidad de pesos y bolívares, aunque no precisó cuándo arrancan las operaciones.

“Autorizo la creación y funcionamiento de casas de cambio fronterizas y arrancar la convertibilidad de pesos y bolívares. Se tendrán ofertas justas”, comentó para agregar que “esas casas abrirán pronto”.

El gobernador del estado Táchira, José Vielma Mora, tiene varios meses sugiriendo un dólar fronterizo, lo que ha tenido acogida en un sector del gabinete económico.

El recorte

Este lunes Nicolás Maduro estuvo reunido con los empresarios que participan en el Consejo de Economía Productiva Nacional y allí aseguró que el pasado año “echamos las bases para un nuevo sistema de economía” y destacó el comportamiento de las compras externas públicas y privadas que fueron apenas de 18.000 millones de dólares.

“Importamos en materia prima 6.800 millones de dólares en el sector público (…) Invertimos en importaciones básicas y fundamentales en una economía que se chupaba 35.000 millones de dólares. El sector privado colocó 11.000 millones de dólares. Ustedes pusieron el 60 % por primera en vez en 100 años” (sic), expresó.

Pero ese dato de Maduro evidencia el recorte de las compras externas que afectó la producción y acentuó la escasez, y adicionalmente, muestra que aquellos privados que decidieron adquirir bienes fuera usaron sus propias divisas, lo que se ha reflejado en los precios.

En la reunión, el mandatario dijo que el 2017 será un año del nuevo modelo económico productivo y que “ha llegado el momento de concentrarse en la agenda, ver cómo se activan los motores de la economía. No son motores que se trajeron a lo loco, están en pleno desarrollo. Unos se han articulado mejor, a otros les falta todavía”.

Desde 2013, el Gobierno está impulsando los motores de la economía. En cada ejercicio se han hecho reuniones con los industriales para revisar los escollos, pero los obstáculos continúan, por lo cual las áreas clave están en picada.

En este período seguirán las mesas por motores, cambian los cabezas de cada una. Los jefes por motores serán: Wilmar Castro en el agrolimentario, Elías Jaua en el farmaceútico, Miguel Pérez Abad en el industrial, Jesús Faría en el de exportaciones, Aristóbulo Istúriz en el de economía comunal, Eulogio Del Pino en hidrocarburos, Nelson Martínez en petroquímica, Roberto Mirabal en minería, Marleny Contreras en turismo, Manuel Quevedo en construcción, Juan Arias en forestal, Vladimir Padrino López en industrial militar, Manuel Fernández en telecomunicaciones y Ramón Lobo en banca pública y privada.

En la alocución, Maduro cuestionó las fallas del banco de insumos, que tiene dos años prometiéndose: “No es bueno el balance del banco de insumos por la falta de recursos y por el desorden”. Entre los insumos que escasean están los fertilizantes, por cual regañó a la directiva de Pequiven y hasta pidió reestructurar a las empresas que no elaboran los productos.

“¿Por qué no llega la petroquímica? ¿Por qué no llegan los fertilizantes? Por las mafias (…) Hay que intervenir las plantas que producen insumos, si hay que reestructurar las empresas, cortémoles la cabeza. ¿Por qué Pequiven no suministra los insumos? ¿Qué hace la directiva de Pequiven?”, esgrimió.

Para reactivar los motores, el mandatario indicó que depositó 300 millardos de bolívares en el fondo bicentenario y que está precisando el plan de divisas. “La acupuntura de dólares se ha llevado al nivel más alto”.

Le volvió a hacer un llamado a Lorenzo Mendoza, presidente de Empresas Polar para trabajar en conjunto: “Con Mendoza he tenido un chispazo duro. No soy rencoroso ni acumulo odio. Si quieres trabajar aquí está mi mano. Mandé a una persona de mi alto nivel de confianza a hablar con él. Pon de lado las diferencias ideológicas, deja la política y ponte a trabajar. Y si quieres pasamos la página”.

“Yo les ofrezco estabilidad económica y para ello debemos construirla entre todos”, comentó. No obstante, tras invitar a los empresarios les reiteró que 50 % de la producción de alimentos y de artículos de higiene tiene que ser para el Estado, a fin de que se distribuya a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

“Quiero comprar 50 % de la producción de alimentos y artículos de higiene y quiero aumentar la producción. Todo lo que produzcan, yo quiero comprar el 50 % para los Clap para que lleguen a 6 millones de hogares los productos que les escondieron”, acotó Maduro quien después les dijo a los sectores para que se incorporen a los Comités: “Invito a los sectores a que se incorporen en el sistema de los Clap para una economía sana y equilibrada. Que se incorporen las tiendas privadas”.

Foto referencial: AVN


Join the Conversation