Kenyer Bastidas, de 27 años, recibió varios impactos de bala cuando regresaba a su casa, en el callejón El Aguacatico, luego de una fiesta del Espíritu de la Navidad el pasado 21 de diciembre.

Caracas. Kenyer Miguel Bastidas Cobo, de 27 años, recibió varios impactos de bala a las 2:00 a.m. del pasado jueves 21 de diciembre, cuando regresaba a su casa en el callejón El Aguacatico, en Lídice.

El joven había asistido a una fiesta del Espíritu de la Navidad más temprano. Ya cerca de su vivienda, fue interceptado por varios hombres quienes le robaron su celular, la cartera y el bolso.

La familia se enteró porque uno de sus hermanos labora en el hospital de Lídice, a donde lo trasladaron, y le avisaron. Falleció en el centro asistencial.

Kenyer tenía dos años trabajando en un autolavado. La mañana de este martes 26 de diciembre sus parientes continuaban con los trámites para retirar su cuerpo.

También el jueves 21 de diciembre, en horas de la mañana, fue asesinado Josias David Longa, de 25 años, dentro de una camionetica que transitaba por la avenida Libertador. No le quitaron el celular Samsung Galaxy.

Su mamá, Nuncia Bottini, dijo que recibió una puñalada en la espalda luego de hacerle frente a tres presuntos antisociales que abordaron la unidad. Falleció en el hospital Vargas, luego de no recibir adecuada atención.

Era economista y trabajaba, desde hace dos años en la Oficina Nacional de Presupuestos (Onapre) del Ministerio de Finanzas. Tenía planes de emigrar a Chile en 2018.

Foto archivo: Miguel González

Lee también
Desde lugar de sepultura hasta vestimenta de Óscar Pérez fue decidida por el Gobierno


Participa en la conversación