A Luis Enrique Isea, de 34 años, le cortaron el cuello con el pico de una botella cuando regresaba de una fiesta de Navidad, en la parte baja del barrio Los Pinos. Tenía tres meses de relación con la presunta homicida.

Caracas. Después de disfrutar una fiesta navideña con los vecinos, Luis Enrique Isea Porras, de 34 años, fue asesinado por su pareja cuando regresaban a casa, ubicada en la parte baja del barrio Los Pinos, en Las Adjuntas.

Eran las 5:30 a.m. del pasado lunes 25 de diciembre. A pocos metros de llegar la pareja comenzó a discutir y los gritos alertaron a los habitantes, e incluso a sus familiares pues estaban muy cerca.

Testigos vieron que a Luis se le cayó una botella de licor que tenía en la mano y Krismar Villamizar, de 42 años, recogió un trozó y le cortó el cuello. La herida fue en la vena yugular.

La víctima fue traslada hasta el Centro Diagnóstico Integral (CDI) del sector Santa Cruz, en Las Adjuntas, donde murió. Hasta el momento sus parientes desconocen qué produjo la pelea.

Su hermano, Luis Meiker Isea, contó que el crimen ocurrió frente a los hijos de la mujer. Ningún vecino intervino en la discusión.

Horas después del crimen, ella se entregó y se encuentra detenida en la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Tenían tres meses de relación.

Su hermano comentó que Luis Enrique sufrió un Accidente Cerebrovascular (ACV) hace cinco años y tenía paralizado el lado izquierdo del cuerpo. Desde entonces se encontraba desempleado y su mamá, con quien vivía, lo ayudaba con su manutención.

Lee también
Cicpc y PNB son los cuerpos que cometen más ajusticiamientos en Caracas

Dejó huérfanos a dos hijos, de 12 y ocho años.

Foto archivo: Miguel González



Participa en la conversación