En el municipio San Francisco queman la basura porque la Alcaldía no la recoge desde diciembre

Foto Mariela Nava

Enfermos y desesperados están los habitantes del municipio ubicado al sur de Maracaibo. Escabiosis, neumonía e infecciones en la piel son las principales enfermedades en inicios de este 2018.

Maracaibo. Basura. Cajas, bolsas, zapatos viejos, todo lo que ya no sirve e incluso animales muertos son lanzados a diario a cualquier esquina que ya haya sido marcada por alguna bolsa, por más pequeña que sea. Ahí, sin permiso previo ni consideración, los ciudadanos del municipio San Francisco —sur de Maracaibo— comienzan a acumular la basura que sacan de sus hogares. Un problema de conciencia ciudadana, pero principalmente, producto de las fallas en la recolección de desechos que lleva meses gestándose en “el territorio liberado”.

Ante la acumulación, que trae consigo moscas, mal olor, gusanos y zancudos, los zulianos han desatado una ola de quema de basura para contrarrestar, según ellos, “por lo menos el olor a porquería”. Ahora es común ver en el cielo zuliano una estela de humo negro a toda hora del día proveniente de cualquier sector. Ya nadie se alarma: “Eso es que están quemando basura”.

Rolando Sequera, habitante de Ciudad el Sol, de San Francisco, dijo que desde el año pasado no ve un camión recolector en su comunidad.

Le pedimos al nuevo alcalde, Dirwin Arrieta, que se conduela de nosotros porque no tenemos agua, se va la luz, el gas y ahora también esta basura. Que se aboque y que aproveche que toda escoba nueva barre bien, para que deje como una tacita de oro el municipio. La gente está quemando la basura porque ya no aguanta, entonces nosotros tenemos que vivir encerrados porque se nos meten las moscas o el humo y ya hay varias personas enfermas con infecciones respiratorias. Si ellos no la recogen, dónde más la vamos a echar.

Lee también
Vecinos de Antímano le prenden candela a la basura

Nelcida Leal tiene un puesto de topochos en la avenida principal que comunica Maracaibo con San Francisco, justo al lado de la entrada de la urbanización Villa Paraíso, ahí también hay un vertedero de basuara a cielo abierto.

Eso tiene más de dos años así, por aquí no pasa nadie. Aquí echan de todo, los de aquí y los de otros sectores. A veces mi nieto me trabaja el puesto y me dice: ‘Abuela, yo no aguanto la hediondez que hay aquí, esto es una pudrición lo que tenemos’. Uy no, aquí uno se enferma de infección en la garganta. Aquí la recolección de basura no sirve para nada.

Bronquitis, neumonías, infecciones en la piel, de garganta y escabiosis son las principales enfermedades que se han registrado en el municipio en los primeros días del año. Todo por la exposición a los desechos sólidos y ahora al humo por la quema de los mismos. Con voz ronca, Gisela Barrios pasó la noche en el hospital por un ataque de asma, porque desde la noche del 11 de enero, el fondo de su urbanización —colapsado de basura— arde. Ya no aguanto más, cada vez que prenden ese montón de basura yo siento que me ahogo y aquí me iré a morir porque nadie hace nada.

La nueva gestión de la Alcaldía de San Francisco ha implementado la recolección de basura a través de motovolteos, sin embargo, Francisco López, conductor, aseguró que no dan abasto: A nosotros nos mandan a recoger la basura por donde pasa la suegra y la llevamos a un vertedero improvisado por la Alcaldía vía a La Cañada de Urdaneta, pero esta no es la solución, porque mientras no se haga un plan como es y se ataquen las comunidades, estaremos igual, recalcó el joven mientras le echaba gasolina a la motovolteo en la que trabaja desde las 6 de la mañana hasta las 6 de la tarde.

Fotos: Mariela Nava


Participa en la conversación