Luis Andrés García, estudiante de la UPEL, y José González, vecino de Petare, son dos de los manifestantes de la marcha opositora que tuvieron que caminar por las riberas del río contaminado y cruzarlo para alejarse de la Guardia Nacional que los acorraló a punta de bombas para llevarlos presos.

Caracas. Luis Andrés García, estudiante de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL), nunca se imaginó que para salvar su vida tendría que lanzarse al río Guaire. La represión por parte de los cuerpos de seguridad a la marcha opositora del pasado 19 de abril no escatimó en el uso de gases lacrimógenos. Una vez más, llegar a la Defensoría del Pueblo resultó un fracaso. Cuando los manifestantes se vieron acorralados en Bello Monte a punta de contingentes de uniformados y bombas solo quedó una opción: huir como fuera y por donde se pudiera.

García cuenta que el Movimiento Estudiantil se concentró en el Crema Paraíso de Santa Mónica a las 9 de la mañana. La salida se produjo a  las 11 con consignas contra el Gobierno. Dijo que a las 11:30, cuando se encontraban a la altura de Bello Monte con destino al Jardín Botánico —punto de encuentro de las otras marchas para dirigirse a la Defensoría— funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) los cercaron:

Íbamos gritando nuestras consignas, yo iba en un grupo con 20 personas, justo a la altura de la antigua sede de la Alcaldía de Baruta —íbamos en dirección vía oeste— nos acorralaron y partieron la marcha en varios pedazos para dispersarnos y reprimirnos. Para no ahogarnos [con los gases] y evitar que nos agarraran nos lanzamos al Guaire, nos lanzamos a todo riesgo por nuestras vidas, por nuestra seguridad, lo que querían era llevarnos detenidos. El agua me llegó a la rodilla, hubo compañeros que se cayeron al Guaire y tragaron agua. Cruzamos el río en un minuto, salimos en sentido este y nos prestaron apoyo.

Otro manifestante de la oposición que se lanzó al Guaire para evitar desmayarse por el efecto de los gases químicos fue José González, vecino de Petare, quien contó que caminó desde el Guaicaipuro hasta la Francisco Fajardo con la bandera de la Mesa de la Unidad. González acompañaba a un grupo que con pitos y sin armas vociferaba consignas en pro de la libertad y un cambio para el país.

“Nos lanzamos a todo riesgo por nuestras vidas, por nuestra seguridad, lo que querían era llevarnos detenidos”, dijo Luis García.

Contó que cuando llegaron a Bello Monte fuimos agredidos por la Guardia Nacional, tuve que cruzar el Guaire, no aguantábamos la presión del aire de las bombas. Me lancé para salvar mi vida, para resguardar las banderas. Ellos nos obligaron a permanecer en el río como un resguardo, preferimos estar allí y contaminarnos que las bombas lacrimógenas que nos estaban intoxicando. A ellos no les interesó eso. Mis papeles se mojaron, se me perdió un zapato, perdí mis lentes, salí y tuve que correr porque nos perseguían, me salvé que me detuvieran porque una señora me rescató en su carro.

Lee también
En El Paraíso y El Valle continuaron las agresiones en la noche del miércoles

Al ser un cauce para las aguas de drenaje, por el Guaire circula una bacteria poderosa denominada Leptospirosis que proviene de la orina de las ratas. Esta bacteria quebranta el organismo y puede provocar la muerte al cabo de 21 días. Una herida, el contacto con la boca y los ojos son ocasión suficiente para que entre en el sistema. Pasados unos días, la persona infectada puede experimentar cansancio, diarrea o vómitos que, de no ser tratados apropiadamente por un especialista, podrían evolucionar a una fase de daño renal y piel amarillenta —lo que llevaría a confundir los síntomas con una Hepatitis. Además, aquellos que estuvieron en contacto con las aguas contaminadas podrían haberse expuesto a otras toxinas por lo que especialistas recomiendan aplicarse una dosis inmediata de Toxoide —esta, sin embargo, no protege contra la Leptospirosis.

José González no ha conseguido la toxoide para colocársela, en el Pérez de León no hay, dijo que se trasladaría a un centro de salud en Chacao.

Wladimir García también estuvo en la manifestación, pero a la altura de Ciudad Banesco. No atravesó el Guaire. Se agachó para poder respirar y vio gente desmayada. “El  bombardeo fue tan grande que la gente se lanzó al Guaire, el Gobierno no quiere entender que ya no los quieren,  ya no tienen pueblo”. Cuestionó las burlas que se han hecho desde el bloque del chavismo en contra del grupo de marchantes que se lanzó al Guaire para salvarse de las lacrimógenas. Siendo una de las más resaltantes un tuit compartido por el Partido Socialista Unido de Venezuela que enmarcaba una fotografía de los manifestantes en el río contaminado con la frase: “Al César lo que es del César, y al Guaire lo que es del Guaire”. El presidente Nicolás Maduro se hizo eco de la fotografía en su cuenta de Twitter.

Fotos: cortesía Guillermo Suárez


Join the Conversation