En las comunidades se aplica la “operación sapo”, contra los líderes vecinales para que los amedrenten grupos paraestatales, la GNB y el Sebin. Hasta la fecha se han contabilizado más de 30 dirigentes asediados.

Caracas. La persecución política contra los dirigentes comunitarios de los sectores populares se intensifica de manera alarmante. Tanto que se ven en la obligación de huir de sus residencias ante las constantes represalias y amenazas de los llamados patriotas cooperantes, los grupos paraestatales y efectivos del orden público.

José Gregorio Cáribas, coordinador de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), denunció que ante el amedrentamiento constante contra los dirigentes comunitarios que hacen vida en los sectores populares, deben ser trasladados a otros sitios para el resguardo de sus vidas y, a su vez, se les brinda ayuda a los familiares.

En la mayoría de los casos al dirigente que tiene amenaza tratamos de buscarle un sitio para quedarse. Si no es en la capital, buscamos apoyo en varias zonas de la región, detalló.

Cáribas apuntó que en los casos más graves tanto el dirigente como sus familiares toman la decisión de salir del país para salvaguardar sus vidas, debido a represalias continuadas en su sector.

Destacó que hasta la fecha se han contabilizado más de 30 dirigentes que han sido asediados por parte de grupos paraestatales, efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y en algunos casos por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Aseguró que la mayoría de los ataques y persecuciones son perpetrados por grupos paraestatales del mismo sector de su residencia. “Esta práctica de persecución está latente y cada día se intensifica tras las protestas y movilizaciones”, sostuvo.

Precisó que los sectores donde más se han incrementado las amenazas son La Pastora, El Valle, Caricuao, 23 de Enero, El Paraíso y Coche, debido a las “protestas nocturnas”, que se han generado de manera espontánea en esas zonas.

Lee también
Aplican operación tun tun a dirigentes comunitarios de oposición

Asimismo, denunció dos casos de dirigentes comunitarios de El Valle que actualmente se encuentran detenidos: Eleazar Guerrero y Aldo Rosso, que fueron acusados por delitos militares. También mencionó el ataque contra el dirigente del 23 Enero, Manuel Mir, donde grupos armados hicieron destrozos en la entrada principal de su vivienda.

A su juicio, con este tipo de mecanismo el Gobierno atenta contra la labor comunitaria. “Están atacando y atentando contra los dirigentes, porque promueven las marchas, los cierres de calles y las movilizaciones que son un derecho de todos los venezolanos”, expresó.

La situación en las zonas populares está bastante delicada, por eso estamos buscando mecanismos para resguardar a cada uno de los dirigentes, aseveró.

El representante de la MUD aseguró que en las zonas populares los mismos vecinos aplican la “operación sapo”, para informar a grupos paraestatales o funcionarios de la GNB las direcciones y nombres de los dirigentes.

Hay otro testimonio de un joven de la Rinconada que fue delatado por sus mismos vecinos chavistas y su foto circula por los grupos de Whatsaap, señalado como “terrorista”.

Están denunciando al mejor estilo cubano como los comités de defensa de la revolución en La Habana, aquí los están implementado contra sus propios vecinos, son los delatores directos en el barrio, sentenció.

Paran las patrullas frente a las casas 

Gustavo Padrón, dirigente del sector El Junquito, explicó que los mismos funcionarios de la GNB son los principales promotores de intimidación contra la gente del sector.

Relató que los efectivos de la Guardia tienen hasta bloques horarios coordinados para “vigilar”. Desde las 9:00 a. m. hasta las 12:00 m. se instalan en las calles cercanas a los sitios donde residen los dirigentes.Estacionan sus patrullas alrededor del mediodía y nosotros sabemos que solo están ahí para intimidarnos de alguna forma, es una persecución arbitraria, criticó.

El líder vecinal detalló que no solo los uniformados monitorean en el sector, sino que también existe amenaza por parte de grupos paraestatales, quienes hasta en horas de la noche se acercan en motos, vestidos de civil, y sin ninguna credencial institucional o autorización de los vecinos se instalan en las afueras de las residencias.

“Aquí no hay control de nada, nunca llegan ni la Policía Nacional Bolivariana, y la guardia tampoco hace nada. Aquí antes había más control cuando estaba la Policía Metropolitana” (sic).

El coordinador de la coalición opositora manifestó su respaldo a todos los dirigentes que actualmente se encuentran en asedio por parte de grupos del Estado. Adicionalmente, informó que desde la Unidad Democrática se están articulando diversos comités en la defensa y resguardo de los líderes sociales de las comunidades.

Lee también
Sebin persigue a líderes comunitarios y de las protestas en Maracay

Foto referencial



Participa en la conversación