En la entidad la manifestación fue por seis horas. En ese lapso, solamente se atendieron emergencias. Familiares de los pacientes hospitalizados apoyaron a los profesionales de la salud en rechazar la falta de medicamentos e insumos médicos.

Valencia. Este martes los trabajadores de cuatro hospitales del estado Carabobo protestaron por un lapso de seis horas debido al desabastecimiento de medicamentos, las condiciones de los centros y los bajos salarios.

Ronnie Villasmil, secretario de la Sociedad de Médicos y Residentes, manifestó que se sumaron a la convocatoria: Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera, Hospital Universitario Ángel Larralde, Maternidad del Sur y Hospital Rafael González Plaza. Durante las horas de manifestación solamente se atendieron las emergencias. Los servicios de consulta y cirugía estuvieron inactivos.

Comentó que 80 % de los trabajadores de esos centros se sumaron a la protesta. Las razones: la falta de medicamentos y los salarios que no se ajustan a la realidad económica del país. Indicó que en lo que va de 2018 de cada 10 pacientes que ingresan a un hospital público, 3 fallecen.

Villasmil detalló que en Carabobo 60 % de los centros de salud públicos no cuentan con quirófanos y este mes la ausencia de antibióticos alcanzó 90 %.

En referencia a los salarios, expresó que los médicos ganan 300.000 bolívares bolívares quincenales, lo que cual no alcanza, y además, padecen la falta de transporte público: “A veces solo llegan tres enfermeras para un turno que debe atender 40 habitaciones, o solo tres enfermeras para el quirófano”.

El deterioro de los centros 

En el Hospital Universitario Ángel Larralde, en Naguanagua, el equipo de Crónica.Uno logró ingresar a las instalaciones y se pudo constatar que la edificación muestras signos de filtración, lo que ocasiona la proliferacion de bacterias que se conjuga con la falta de aires acondicionados.

Lee también
CIDH: En Venezuela están restringidos el derecho a la protesta y a la libertad de expresión

El quirófano no está en optimas condiciones. Por la falta de desinfectantes, hay insectos y el carro de reanimación está inoperante.

El drama mayor se evidencia en la sala de parto preventiva. Las camas están deterioradas.

En el Hospital Enrique Tejera. La Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) está sin medicamentos.

Yesenia Rodríguez es familiar de una niña que estuvo tres meses hospitalizada en la UCI y falleció el pasado lunes debido a los problemas de desabastecimiento de medicinas. Rodríguez se sumó al clamor de los profesionales de la salud. Detalló que en la UCI no hay la dotación de medicamentos y denunció que:

Este lunes se fue tres veces la luz y la UCI no funcionaba y las madres tuvimos que ayudar a dar respiración mecánica. Aquí no hay nada, los niños se nos están muriendo por la falta de medicinas. Ya basta con eso. Maduro venga o mande a quien le dé la gana y ves. Mi sobrina murió por no tener unas medicinas.

La crisis sigue. Por la falta de higiene han proliferado las bacterias. Los cortes de luz son constantes y por no contar con las plantas eléctricas las madres viven con el temor de perder a sus hijos.

Endry Ojeda, médico cirujano de 27 años, hace tres culminó sus estudios universitarios y es residente de segundo año en el Hospital Enrique Tejera, dice que siente impotencia al ver que no puede salvar la vida de sus pacientes que en la mayoría de los casos tienen posibilidad de recuperación, pero se desvanece por la falta de medicamentos.

Lee también
Alimentos Kellogg cesa operaciones en Venezuela luego de 57 años en el país

Emigrar es una idea constante en la cabeza del joven médico: con los 300.000 bolívares que de venga quincenales no puede costear sus gastos personales. Un médico con la rural podía ver el fruto de su trabajo comprando un carro, ya eso no se puede.

Para asistir a su jornada laboral debe hacer grandes esfuerzos, el no contar con efectivo para cancelar el pasaje en alguna unidad de transporte público lo ha llevado a caminar largos trayectos y en otros casos “pedir cola”.

Este médico residente espera culminar unos estudios para abrirse camino en el extranjero. “Es triste saber que nos estamos yendo poco a poco y los hospitales se están quedando sin enfermeras y médicos”.

Fotos: Leomara Cárdenas



Participa en la conversación