Establecimientos de las principales cadenas de alimentos aún mantienen los costos y hasta marcan nuevos montos en los productos, pese al “mandato” emanado por el Gobierno de llevar el precio de venta de los productos a como se cotizaban en diciembre de 2017. Compradores se quedaron a la espera de las “ofertas”.

Puerto La Cruz. La orden de bajar el costo de los productos a como se cotizaban en diciembre de 2017 —emitida el pasado lunes por el vicepresidente Tareck El Aissami tras reunirse con varios empresarios agroindustriales— aún no ha llegado a los supermercados del estado Anzoátegui.

Poca oferta, pasillos clausurados y uno que otro comprador que guarda esperanzas y espera en la puerta de los establecimientos porque llegue la “rebaja de precios”, es lo que se observa en las principales cadenas de venta de alimentos en la entidad oriental.

La realidad para los compradores anzoatiguenses es totalmente diferente a la de diciembre de 2017. En apenas 18 días del presente año, el kilo de cebolla registró un aumento de más del 100 % al pasar de 113.000 a 228.000 bolívares.

En recorrido realizado por el equipo de Crónica.Uno por varios establecimientos de la zona norte (Central Madeirense, Unicasa y LeMarche), se observaron otros incrementos. Tal es el caso de las tollas absorbentes de cocina, que durante la época decembrina se vendían en 43.000 bolívares y hoy su costo de venta es de 60.000 bolívares.

El detergente de 2.7 kilogramos se cotiza en 515.000 bolívares, la crema de arroz de 900 gramos también registró una variación en su precio de venta al público (PVP), al pasar de 85.000 a 105.000 bolívares. Por su parte, la salsa de tomate de 397 gramos subió de 47.000 a 98.000 y la leche descremada de un litro se ajustó de 68.000 a 78.500 bolívares.

Rosa Carpio es una de esas compradoras que salió a la “cacería de ofertas”. Sin embargo, sostuvo que los más beneficiados con la medida emanada por la Vicepresidencia de la República junto con la Superintendencia de Precios Justos (Sundde) serán los denominados bachaqueros.

Menos mal que no ha llegado nada aún porque los bachaqueros serán los primeros que vendrán, se llevarán todo y luego lo venderán a precios exorbitantes. Hace dos semanas fui testigo de cómo vendieron pañales en un chino ubicado en la avenida 5 de julio de Puerto La Cruz en 40.000 y ellos a la vuelta de la esquina estaban vendiendo cada pañal en el precio del paquete y uno que necesita no puede comprar nada, dijo.

Orientación

Lee también
El precio del café en barra subió 1400% en lo que va de año

En compañía del alcalde de la ciudad de Barcelona, Luis José Marcano, el presidente nacional de la Cámara Bolivariana del Comercio y Emprendedores, Frankchesko Meza, realizó una visita a varios comercios ubicados en el mercado municipal de Boyacá III, con la intención de exhortarlos a no hacer el doble cobro a los productos si el pago es en efectivo o tarjeta de débito.

Algunos compradores denunciaron que los mayores incrementos se registran en los precios del arroz, azúcar y huevos. Para el arroz y azúcar importados, si el pago es en efectivo, su precio alcanza hasta los 75.000 bolívares. Pero si se cancela con tarjeta de débito, su costo supera ampliamente los 100.000 bolívares.

Meza instó a sus pares a abstenerse de realizar esos cobros y sostuvo que de seguir la situación, apoyarán la toma de medidas drásticas.

Nuestra visita es con la intención de orientar e informar a los comerciantes para que no hagan estos cobros excesivos que no se justifican. Hemos tenido un 70 % de receptividad con las charlas que no solo hemos realizado acá [Mercado de Boyacá III] sino también en el mercado de Puerto La Cruz, señaló.

Con todo este panorama, pasado el mediodía de este jueves, Flor Rodríguez, junto con su esposo, aún conservaban la esperanza de que la “ofertamania” llegara al supermercado Unicasa ubicado en la avenida Bolívar de Puerto La Cruz, que más allá de exhibir un detergente en 515.000 bolívares, también mostraba tres pasillos clausurados al no tener productos para llenar los anaqueles dispuestos en ellos.

Fotos: José Camacho @josecamacho13



Participa en la conversación